domingo, noviembre 05, 2006

Pedro Amorós dice que si es antropólogo.

Cuando leí que, en un programa de televisión sobre paranormalidades en el que Pedro Amorós había participado, colocaron a este un rótulo en el que le titulaban como antropólogo, no le di demasiada importancia, aunque me hizo gracia.

La cosa se comentaba en todas partes con cierto cachondeo, y uno no podía evitar una sonrisa cómplice, compartiendo el chiste inevitable en el contexto de la reciente (y famosa) sentencia y el asunto de los falsos títulos de Amorós.

Pero uno imaginaba alguna clase de error al que Amorós sería ajeno y del cual este se sentiría más bien víctima. Suponía yo al presidente de la AEIP, SEIP o lo que sea, maldiciendo al encargado de colocar tal rótulo bajo su nombre o, al menos, lo inoportuno del error.

Anécdota graciosa para unos, desgraciado error para otros, o deliberada referencia de un rotulista chistoso o de un documentalista bromista, la cosa no daba para mayor reflexión.

Hasta que al mismo Pedro Amorós le dio por intervenir en el asunto.

Lo hizo en el foro de la página web de Manuel Capella, que fue vicepresidente de la misma sociedad que Amorós presidía, donde, en ese tono de chiste y en referencia a esa sentencia que cita los falsos títulos de este, se suscitó el asunto, como en otros lugares de la red.


Asegura Pedro Amorós en su mensaje que el rótulo de marras es cosa del programa, del realizador, dice él. Y es de creer. Lo que cuesta creer es que antes de mencionar esta circunstancia, Amorós se dedique a justificar el uso del calificativo de antropólogo para si mismo.

Si, si, han leído bien:

¡Amorós defiende que el rótulo que lo presentaba como antropólogo es correcto!

El, digamos, razonamiento es para copiarlo tal cual:

"Raro es que yo lea este foro, así como raro es que lea alguno. Sin embargo lo he hecho por esas causalidades que la vida nos depara y me ha sorprendido de entre todos los comentarios este en concreto y por ello voy a dejarles mi opinión al respecto de vuestros prejuicios fuera de lugar.

Según la Real Academia de la Legua Española la palabra ANTROPÓLOGO tiene la siguiente definición:

antropólogo, ga.
(Del gr. ἀνθρωπολόγος).
1. m. y f. Persona que profesa la antropología o tiene en ella especiales conocimientos.

Y según la misma entidad la palabra ANTROPOLOGÍA tiene la que sigue:

antropología.
(De antropo- y -logía).
1. f. Estudio de la realidad humana.
2. f. Ciencia que trata de los aspectos biológicos y sociales del hombre.

Como veréis, el hecho de que un realizador sitúe un sobre título como esta defición para identificar a otra persona que estudia y habla del comportamiento social del hombre - como es y fue mi caso- no es alejarse de la deficinición correcta de la palabra antropología o antropólogo.

La verdad es que lamentablemente no pude ver el programa en que salí y tampoco vi el rótulo que me habían puesto. Sea lo que fuere, por defición es correcto y si alguno de ustedes tiene algún tipo de prejuicio, ese es su problema y desde luego no el del resto de la humanidad. "





Dejando aparte el confuso estilo expresivo de Amorós, (la ortografía es la original) dice que solo prejuicios pueden ser responsables de cualquier desacuerdo con la asignación del título de antropólogo para su persona.

Dice que él practica la antropología o que tiene especiales conocimientos sobre ella. Como asegura escribir sobre el comportamiento social del hombre, imagino que para Amorós, solo prejuicios pueden explicar que no le considere también sociólogo. Para el caso, va a tener razón y, puesto que un ingeniero es quien profesa la ingeniería, y esta es el arte de construir o perfeccionar aparatos o técnicas, Amorós es ingeniero.

¡Ay, si el antropólogo hubiera mostrado sus aparatos con cazuelas y coladores en el juicio, que distinta hubiera sido la cosa! ¿O no?

Pues no. Porque el de Ingeniero Informático es un título oficial, sometido a requisitos que Amorós no cumple y que ocasiona que su exhibición por parte de Don Pedro sea absolutamente ilegal.

Tampoco puede Amorós llamarse antropólogo, o sociólogo, ni pensar que basta con definiciones del diccionario para autotitularse.

Debe recordar Don Pedro que el "profesar" que es requisito en la definición que nos copia de "antropólogo", significa hacer profesión, y que esto es ilegal en nuestro país sin el debido título oficial.

No quiero pensar en la alternativa que supone la posesión de conocimientos especiales en antropología para así titularse. Y que Amorós alegue que el hecho de que supuestamente habla o estudia el comportamiento social del hombre, haría que todo el que pretenda hablar de salud pudiera llamarse médico o que las conversaciones sobre el tiempo hicieran a alguien acreedor al título de meteorólogo.

Pedro Amorós lo tenía fácil, con desmarcarse de lo que a todas luces es un hecho ajeno a él, la cosa hubiera quedado en anécdota y chiste. Con su intervención, ha pasado a monólogo digno de Miguel Gila y al catálogo de barbaridades del más peculiar paranormalero de los últimos tiempos.

Por cierto, ¿Alguien se atreve a adivinar que entiende el personaje por "prejuicios"?


ADENDA

Como fin de fiesta, unas palabras de Amorós respecto del cuestionamiento de su inexistente título, según sentencia, de Ingeniero Informático. Como siempre, respeto su ortografía:


El hecho de que un réprobo personaje - Campanilles (sic.) - niegue ciertos aspecto de mi carrera como informático, sólo da pie a que mentes abyectas, obtusas y prejuiciosas puedan explayarse en lugares como este donde sólo les van a seguir el juego los que tienen su mismo nivel evolutivo y nadie va a salir "al trapo" ni "en la defensa", por simplemente no merecer la pena. Al final os creereis vosotros mismos el hecho que estáis diciendo y pienso que para eso lo hacéis, para autoconvenceros de que hay gente que está a vuestro mismo nivel cultural. Tener carreras, titulaciones y demás diplomas demostrativos sólo sirven para adornar paredes, la realidad cultural e intelectual de cada se define en la calle, "a pie de todos" y estoy plenamente convencido que a muchos de vosotros que os creeis que sois algo por tener un título en un despacho colgado de un miserable cáncamo, os darían "sopas con onda" muchos que ni tan siquiera han estudiado carrera alguna. Y es que no basta con ser, hay que parecer.

19 comentarios:

Ricardo Campo Pérez dijo...

¡Qué desfachatez! ¿Se licenciaría este sujeto en la Universidad de Miskatonic?
A mí lo que me gustaría es que algún antropólogo social -de esos que se pasan la vida estudiando y publicando en revistas competitivas- hiciera un estudio sobre este individuo, o mejor aún, sobre el gremio de figurones paranormalistas españoles. Son de objeto de estudio...

Satur dijo...

¿Eso no se llama intrusismo profesional? Perdón que opine, pero como una vez estuve en un juicio porque mi jefe no quería pagarme a lo mejor resulta que soy abogado y no me he enterado :)

Pedro Gimeno dijo...

«Y es que no basta con ser, hay que parecer.»

Y, ya puestos, ni siquiera hace falta ser, basta lo segundo.

-- Pedro Gimeno

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

...los que tienen su mismo nivel evolutivo...

No sera que es la evolucion la que lo hace Antropologo?

No querria decir mas bien Antropoloco?

Saludos

Pereque dijo...

En las ciudades grandes de México se le dice "antro" a casi cualquier bar, discoteca o centro de entretenimiento nocturno pretencioso o no tanto, y en los pueblos, "antro" pues es lo que en todos lados, un "antro de vicio y perdición".

¿Irán por ahí las calificaciones de Amorós como "antropólogo"? - P.

Alan dijo...

Imperdible:

http://www.mundoparapsicologico.com/secciones/parapsicologia/ver.php?id_articulo=162

http://www.mundoparapsicologico.com/secciones/parapsicologia/ver.php?id_articulo=164

XD

Anónimo dijo...

ATENCIÓN A LOS NAVEGANTES:

SI UD. ENTRA EN ESTA PÁGINA POR PRIMERA VEZ HA DE SABER QUE EL RESPONSABLE DE LA MISMA ES UN INTERESADO DIFAMADOR Y MENTIROSO, QUE NO DUDA EN CHANTAJEAR, AMENAZAR, INSULTAR, MANIPULAR Y DESPRESTIGIAR CUANTO DE MISTERIOSO HAY.

SU OBJETIVO ES INUNDAR INTERNET DE DENUNCIAS FALSAS, LEVANTAR CALUMNIAS CON LA UNICA FINALIDAD QUE LAS PERSONAS INTERESADAS SOLO LEAN COSAS NEGATIVAS DE LOS QUE TRATAN DE APRENDER MÁS DE LOS MISTERIOS. LA IDEA ES LLENAR DE SUCIEDAD TODO PARA CANSAR A LA PERSONA QUE BUSCA.

QUEDA ADVERTIDO ENTONCES QUE ESTE SITIO QUE ESTÁ VISIONANDO ES LA PUNTA DE LANZA DEL DESPRESTIGIO Y LA MENTIRA BARNIZADA DE FALSA CIENCIA, UTILIZANDO LAS MÁS EXECRABLES TRETAS PARA CONSEGUIRLO.

EL ACOSO Y EL DERRIBO HACIA LOS UFÓLOGOS Y SUS OBRAS ES UNA CONSTANTE.

NO PEDIMOS QUE CREA A LOS QUE INVESTIGAN EL MISTERIO, PERO CONSIDERE LA POSIBILIDAD DE QUE LOS QUE FALSAMENTE SE HACEN PASAR POR EXCÉPTICOS SEAN NETAMENTE "CABALLOS DE TROYA" PARA DERRIBAR TODO LO MISTERIOSO Y DE PASO OBTENER SUBVENCIONES DEL MUNDO ACADÉMICO Y CIENTÍFICO.

QUEDA DICHO.

EL INTERNAUTA.

Asigan dijo...

Se agradece profundamente la sincera muestra de aquello que pretende demostrar del anterior ejemplar de troll. Cobardía, no se identifica, difamación, jamás he escrito sobre ufólogo alguno y menos para acosar o derribar,mentiras, este lugar no es punta de lanza de nada, chantaje y coacciones, intenta provocar prejuicios en los lectores e impedir el libre juicio personal, y, sobre todo, evidente interés personal que apenas puede velar debido a la incapacidad intelectual del personaje, ni un solo argumento, ni un solo comentario a alguno de los escritos de este lugar, tan solo calificaciones personales, juicios de intenciones y pretensión de adivinar lo que pasa por la mente del autor.

De no ser por lo ilustrativo que tiene acerca del proceder de los vendedores de cuentos y sus fieles acólitos y acerca del hecho de que no son ni quieren ser auténticos investigadores, esto no merecería respuesta.

Anónimo dijo...

No voy a decir mi nombre, pero trabajo en la redaccion de Tierra de Nadie de Canal Sur TV.

Os informo que a cada invitado que acude al programa, se le pregunta que es lo que quiere que aparezca en el rotulo, tanto nombre como profesión.

En el caso de Amoros, pidió aparecer como antropologo.

Cuando el master llega a montaje, solo hay que mirar las fichas en las que cada invitado a indicado que queire en su rotulo, asi que todo el que culpe a producción del "error" en el rotulo miente. Fue el propio Amoros quien indicó ese titulo.

Este señor ha intervenido en varias ocasiones en el programa y nunca nos ha pedido que cambiemos el rotulo.

Hasta otra

Anónimo dijo...

Para el Internauta: Nosotros los cuasi "EXCÉPTICOS" ( copiando tu esmerada ortografía ) no nos pasamos la vida intentando estafar a los demás con demostraciones de tres al cuarto de fenómenos supuestamente paranormales . Si hay un tanto por ciento de cosas inexplicadas , desde luego no será Pedro Amorós quien me las haga entender . En el fondo me produce compasión y no quisiera estar en su pellejo.

Pablo

Anónimo dijo...

Respecto a este texto me cabe decir que el fondo de todo no es lo que decía Pedro Amorós si no lo que alguien afirmaba de él. Y apartándome del ámbito académico (y por favor les pido que no me vaya a degollar nadie por favor), este caso me resulta igual de equiparable que con el tema de la filosofía dentro de la historia humana, ya que este término hoy en día tengo entendido que se utiliza de diversas formas, bien se puede decir que "es" filósofo el que lo es "académicamente", pero es que desde luego no es eso lo que deja entrever la historia, ya que ha habido algún que otro filósofo que llegó a ser "filósofo" (por consideración supongo) más por desarrollar al máximo sus capacidades y optar por distintas vías de conocimiento que por seguir el ámbito académico (y de esta forma abarcar un tema de una forma distinta y renovadora), esto que puede resultar disparatado desde luego abrió muchas vías. Plantéenselo, no lo acepten sin más, miren por Internet o lo que quieran, ¿eran Sócrates o Nietzsche "filósofos"? para esto hay muchos puntos de vista, seguramente si le preguntaran a algún tirano de la Grecia antigua les aseguraría que Sócrates no era filósofo en absoluto por la simple razón de que no servía como tal (al estado, claro), que no trabajaba y probablemente tampoco él hubiera estudiado “filosofía” por aquel entonces. Respecto a estos temas que tratan, si me permiten, creo que no deberían ser abarcados en plan tan "kamikaze", porque es entonces cuando se empieza a ver todo en blanco o en negro y eso no le va a aportar nada a nadie.

Anónimo dijo...

Retiro lo siguiente del anterior texto, si es que lo que dice el señor que trabaja en canal sur es cierto: "Respecto a este texto me cabe decir que el fondo de todo no es lo que decía Pedro Amorós si no lo que alguien afirmaba de él. " En todo lo demás que he comentado me reafirmo.

Asigan dijo...

Milos Vega

Empezando por el final, el fondo de todo era, incluso en el caso de que lo afirmado por quien se dice trabajador del programa no fuera cierto, lo que el propio Amorós dice. Me pareció que mi escrito dejaba claro que, hasta que Amorós no se manifestó sobre el asunto y en el sentido en que lo hace, todo me parecía más anécdota que otra cosa. Pero Amorós, sea o no cierto que el rótulo es cosa del programa, se manifiesta defendidendo el acierto del mismo. Por tanto, el fondo del asunto es lo que él dice acerca de sí mismo, no lo que dicen de él.

Antes de seguir con tu comentario, debo hacer constar que no pretendo tomar el testimonio del supuesto redactor del programe en esta sección por algo con más valor del que un comentario anónimo y sin contrastar pueda tener. Por ello me baso sólo en las palabras del mismo Amorós, y sin entrar en si es cierto o no lo que cuenta acerca de la responsabilidad de la aparición del rótulo con ese título. Simplemente juzgo el acierto del argumento en defensa del acierto de la aplicación de tal título que él emplea.

Y como de ello trata el resto de tu mensaje, en el que te reafirmas, sigo con él sin más:

Ni Sócrates, ni los demás estaban, por lo que yo sé, sometidos a la exigencia legal a la que si está obligado Amorós- y todos nosotros- para titularse ingeniero, antropólogo, etc. La formación académica forma parte de los esos requisitos legales, pero sigue siendo una cuestión de normativa. Cuando alguien se titula como ingeniero, sin cumplir con los requisitos que todos debemos cumplir para poder hacerlo, además de cometer una ilegalidad, está, en un modo bien real, engañando.

Por otra parte, no se trata de que, como Sócrates y los demás, Amorós haya aportado un sistema filosófico original, una teoría antropólogica inovadora o siquiera dedique su obra a ese campo solo que sin la titulación académica correspondiente.

Amorós tiene publicado un libro y docenas de artículos. El libro y la inemensa mayoría de sus escritos tratan sobre la ampulosamente llamada Transcomunicación Instrumental, además de sobre fantasmas y toda clase de fenómenos del mismo tipo. Y, desde luego, no desde el punto de vista en que un antropólogo trataría el asunto, es decir, de manera independiente del contenido de verdad o falsedad de esas prácticas y centrado en ellas en tanto tales productos culturales. Amorós escribe desde dentro de esas disciplinas y como defensor y, en todo caso, investigador de las mismas.

Que el hecho de que, evidentemente, se trate de un aspecto cultural humano concreto le pueda autorizar a llamarse antropólogo es un mal chiste comparable a que también pueda hacerlo un sacerdote, un médico o un ingeniero, en tanto tales, desde el momento en que también abordan aspectos de la realidad cultural humana así como un auténtico despojo del significado del término antgropólogo.

Por no hablar de la comparación de Amorós con Sócrates o Nietzsche y sus respectivas aportaciones.

Para terminar, te ruego que me permitas adoptar puntos de vista blancos o negros allá donde los grises no existen o donde resultan fallidos como uno de los extremos. La comunicación con seres incorpóreos mediante aparatos de grabación de ondas de sonido físico, por ejemplo, o se está produciendo o no, no caben estadios intermedios y, desde luego, decir que uno no sabe dedicirse sobre si o no, no es comparable a posturas intermedias, sino renunciar explícitamente a tener una.

Por tanto, no hay "kamikace" que valga, sino convicción respecto a ciertos asuntos. La cual se expresa con contundencia sin que quepa identificarla con otra cosa, ya sea soberbia o dogmatismo, a no ser que se tome, precisamente, una postura kamikace respecto a las intenciones del autor basadas en conjeturas.

Saludos.

Anónimo dijo...

Bien, me alegro de que alguien me haya contestado. Por un lado, debería decir que no es igual de equiparable el tema del que hablé en el texto anterior (referente al tema de lo académico dentro de la filosofía) si lo relacionamos con el caso de, por poner un ejemplo, un albañil que dice tener conocimientos para poder operar a un paciente, como verán para todo hay un caso específico y entiendo tal diferencia.

Lo que yo he escrito no sale más que de mi más humilde especulación (ya que no tengo título ni de ingeniero, ni de psicólogo, ni de antropólogo, ni de parapsicólogo), más bien lo relaciono con el caso de que la parapsicología fue algo que se desprendió de la psicología, ahí va un enlace con wikipedia:

"La parapsicología es a veces considerada como una rama de la psicología"

"En un principio el estudio de los fenómenos que hoy estudia la Parapsicología, eran estudiados bajo los auspicios de lo que se conocía con el nombre de Metapsíquica, pero en el Congreso Internacional de Utrecht en 1953, el nombre de Metapsíquica fue desplazado por el de Parapsicología. Dentro del contexto de esta nueva denominación, se abogó y aceptó la total separación de todo aquello que tuviera características o connotaciones de magia, hechicería, ciencias ocultas, supersticiones, etc"

Por lo tanto cabe decir que hay conocimientos que de alguna forma (y yo no lo sé muy específicamente) se rozan, de esta forma no me extraña que gente como Jiménez del Oso (con todo el respeto, pues también ha estudiado lo suyo) trate temas de parapsicología, pues si bien tengo entendido Jiménez del Oso es psiquiatra (corríjanme si me equivoco). Por eso estoy abierto ante la duda de que de alguna forma la parapsicología de Amorós en algún sentido roce con estudios antropológicos, esto no significa que tenga que estar titulado específicamente en eso (repito que yo desde luego no soy quien para afirmar nada, hay queda).

Con lo de "kamikaze", si no se me entendía bien no quería referirme a nadie en concreto, más bien me refería a la actitud o imagen que pueden dar todos estos tipos de blogs ya que suelen ocuparse de asuntos similares. Respecto a los puntos "blancos" o "negros" cada cual es libre de expresarse, está claro, pero respecto a los temas de los que trata la parapsicología permítale decirle (desde mi punto de vista) que si caben “grises hasta cierto punto”, pues incluso la antropología también recoge testimonios de personas que siendo sencillas o preparadas (con títulos académicos) afirman ser testigos de experiencias, experiencias que cualquier mente mundana podría considerar como “increíbles”, y estos casos como cualquier otro necesitan un estudio (y no ser esquivados), pero claro está, sólo pueden moverse en el ámbito de lo hipotético (ya que según los datos aportados por mucha de esta gente, ciertos elementos no se podrían analizar desde por ejemplo la psiquiatría, solamente). Bien cabría decir que si la parapsicología (antiguamente llamada Metapsíquica) se desprendió de la psiquiatría probablemente tenga asuntos importantes de los que hablar (pese a lo que tenga de criticable, que lo tiene seguro), aunque sólo lo haga mediante hipótesis.

Asigan dijo...

Milos Vega

Pues para mí si es parecido. Amorós vende unos CDs de su propia autoría que pretendidamente curan la ansiedad, las fobias, alergias y alteracioness psicológicas, entrew otras cosas.

http://www.elseip.com/modules.php?name=Content&pa=showpage&pid=10
o aquí:

http://tinyurl.com/yagma9
Su preparación académica es, a mi entender, básica para que el posible comprador evalúe las posibilidades de que un producto semejante haga lo que dice que puede hacer.

Pero es que en un sentido bien real, Amorós, insisto, si no tiene derecho real al uso de ese título, está moviendo a confusión, que puede ser, en algunos casos, grave.

Obviamente, el caso es, además, bien semejante a los que citaba de sacerdotes, médicos o ingenieros que se presentan como antropólogos, sin serlo realmente, y con la excusa de que sus actividades principales tocan tangencialmente lo que es propio, como tal, de las disciplinas cuya titulación se pretende ostentar.

Desde luego, el caso de la psicología y la parapsicología no vienen a cuento.

Aquellas partes de la parapsicología, la Telekinesis, la precognición o la telapatía y semejantes que se presentan como aspectos de la psicología humana que motivan la aplicación del término parapsicología, serían, desde luego, terreno psicológico.

Pero caben dos inconvenientes a usar esto como justificación en el caso de Amorós:

1º Amorós no se presenta como practicante, estudioso o especialista de esos aspectos concretos, sino de otros como la Transcomunicación o psicofonías y otros.

2ª Y más importante. El que Amorós se dedicara a estudiar esos fenómenos sería de nuevo una irresponsabilidad. Para estudiar aspectos de la psicología humana, se precisa cierta preparación. El hecho de que a Amorós le gustara o fuea aficionado a esos temas no garantiza ni que lo haga bajo las metodologías apropiadas, por ejmplo, y, por supuesto, ni que se arrogara el título de psicólogo. Uno puede sentirse muy atraído por la medicina, y escribir sobre enfermedades, curaciones y técnicas,sean convencionales o alternativas" pero eso jamás le autorizará a autotitularse como médico, ni el hecho de que sus escritos aborden esa temática le autoriza , en modo alguno, a ser presentado como tal ni quita ni un ápice de confusión a quien pueda leer un rótulo que lo presentara como tal.

Es irresponsable, confuso e incluso negligente presentar a Amorós como antropólogo o como poseedor de cuaqluier título que pueda ser entendido por quienes le escuchen o lean como lo que por lo general se entiende por tal, como consecuencia de una preparación que no tiene.

Si Amorós es aficionado a la antropología, que lo rotulen como autor en temas de antropología. (Por supuesto, en el caso de que fuera cierto, que ni siqueira eso me lo parece. Amorós es aficionado a lo paranormal y nada más que eso)

Estos blogs no son distintos a otros de otra temática. En ellos se defiende una postura y se hace con la misma y legítima convicción que pueda hacerse sobre cualquier otro tema.

Respecto a los puntos "grises", sigue siendo cierto que no existen en cuanto a lo que yo me refiero. Todo, absolutamente todo sobre este tema consiste en, o bien en afirmaciones que contradicen el conocimiento sólido en diferentes disciplinas, o bien simples conjeturas, frutos de especulaciones que puede llamar hipótesis. Si alguien no está de acuerdo, estará en el punto opuesto, asegurará que hay algo más que esto. Pero no cabe postura gris alguna. O se trata de meras conjeturas o no.



Saludos.

Anónimo dijo...

Ya, y yo soy matemático porque hago cuentas a diario.

Sospecho que ese Amorós tiene un problema psiquiátrico.

Ah, pero, claro, yo no soy psiquiátra, quizás se trate de un simple caradura que se inventa títulos para vender mejor su "producto". Para algunos quizás de mayor credibilidad a sus "himbestigaciones".

Anónimo dijo...

Joder, pero si el tal Pedro Amorós no es más que un pobre hombre, un ignorante con ansias de ser lo que nunca podrá ser, un indocumentado en lo cultural que no vende otra cosa que patrañas.

Saurio dijo...

ANTROPOLOGO: 1 .Dícese de aquel que juega al go en un antro del polo.
2. Dícese del AN (Anunciador Noticioso) que programa en logo ma non tropo.
3. Úsase también cuando un podólogo en un antro no puede dar el do al cantar el himno de la pedicuría alternativa y natural.

sorpresacontinua dijo...

Vaya... o sea ,que si leo en el diccionario la definición de filósofo...¿eso me convierte en doctor en filosofia?
Qué bien!....y si leo pianista?...con eso ya puedo tratar de tu a Liszt?.