jueves, agosto 04, 2005

Misterios sin resolver.

Hay dos variantes generales de magufos respecto a la expectativa de solución de los misterios paranormales.

Una de ellas no quiere que se resuelvan en absoluto. Esta corriente es nueva y, de momento, minoritaria entre los creyentes de a pie. Pero parece extenderse entre los vendedores de misterios. Juan José Benítez es un buen exponente de esta corriente.

En un artículo sobre las esferas de piedra de Costa Rica, Benítez lo deja muy claro. La cuestión de las esferas no tiene mucha importancia, salvo como otro ejemplo del tipo de reportajes que se puede esperar de la variante del investigador paranormal conocida como “tragamillas” o “correcaminos”, debido a que el único argumento que se les conoce en defensa de sus tontunas consiste en citar el número de kilómetros recorridos para hacerse la fotografía junto al misterio de turno y poder añadir alguna variante de esta frase: “No puedo describir lo que sentí cuando avisté…” y ahí puede añadirse la construcción, artefacto u objeto de turno y finalizarla con un contundente: “Ahí residía la verdadera esencia del misterio”. Y es cierto, pues no deja de ser misterioso que digan que no pueden describir esa emoción para describirla fácilmente unas pocas líneas después: miedo, sorpresa, admiración, paz o cualquier otra emoción básica. Sobre las poco misteriosas, en el sentido paranormal, esferas de Costa Rica puede verse esto o esto otro.

Para nuestro propósito, lo interesante de este artículo es esto otro que dice Benítez en ese reportaje:

“He cumplido 31 años en la investigación de los grandes enigmas de la humanidad. Según mis cálculos he dado más de cien veces la vuelta al mundo, (Benítez es el correcaminos por definición, el origina la especie) sabiendo de cientos de misterios. Pues bien, después de esa dilatada trayectoria he aprendido que los enigmas están ahí por algo muy diferente a lo que hemos creído. Los enigmas, como las estrellas, han sido puestos en el camino de los hombres para estimular su imaginación y, muy especialmente, para propiciar sus sueños. (Las estrellas y los enigmas “han sido puestos en el camino de los hombres”. Curiosa muestra de antropocentrismo) Es por eso que, desde hace tiempo, procuro investigar, sí, pero manteniéndome a distancia de las hipotéticas soluciones. No seré yo quien derribe misterios, arruinando así la maravillosa cualidad de suponer. En consecuencia, mi postura será la de exponer y que cada lector saque sus propias conclusiones.” (Que tal y como “expone” Benítez, serán conclusiones forzadas en una dirección determinada)


Esto, además de aumentar el desconcierto que provoca que quien no quiere resolver nada se llame a si mismo investigador cuando en vista de la función que se reserva más le convendría titularse como periodista de viajes, debe consolar al propio Benítez y a sus seguidores del hecho de que el tragamillas no sea capaz de resolver ni uno solo de los casos que investiga. Debe comprenderse que la solución de estos misterios, incluso en el improbable caso de que fueran efectivamente paranormales, no haría más que dejar a Benítez sin nada que investigar o vender a las revistas y editoriales. Por ejemplo, la demostración de que seres procedentes del espacio nos visitan dejaría a los ufólogos sin nada que hacer, mientras que las consecuencias de un descubrimiento de ese tipo acabarían durante décadas con el paro en montones de disciplinas científicas y abriría inconmensurables perspectivas a la ciencia. Es decir, mientras que al científico le interesa que algo así fuera cierto, al ufólogo le interesa que no se resuelva nunca.

Curiosamente, esta tendencia a no desear que el “misterio” deje de serlo bajo ningún concepto parece extenderse entre los meros consumidores de reportajes y libros. Probablemente tenga algo que ver la influencia de estos reiterados intentos de justificación de esta actitud por parte de los vende misterios, que son aceptados con reverencia por los seguidores. Así, se ven en la situación de conciliar ambas aspectos de sus ídolos tragamillas: al mismo tiempo que los ven como los héroes que desvelan la verdad, tiene que aceptar y justificar que en realidad no desvelan nada según propia confesión, lo cual les introduce en un bucle, pues esto último obliga a justificar la imagen de defensores de una verdad que no revelan ni quieren hacerlo.

En realidad, aquello que digo de que “se ven en la situación” o se “se ven obligados a justificar” se refiere a un mundo ideal. Los seguidores típicos de los correcaminos no justifican nada ni se ven en ninguna obligación lógica. Lo cual hace la vida del tragamillas mucho más cómoda, beneficiándose tanto de su imagen de revelador de verdades como de no revelar nada.

Pero existe, como decía, otro tipo de actitud ante el misterio entre los magufos. Consiste en considerar que los misterios si tienen solución y que constituye un apoyo para determinadas creencias paranormales.

Son aquellos que aseguran que la telepatía está demostrada, que la evidencia a favor de visitas extraterrestres es abrumadora, que la vida de ultratrumba es un hecho, etc. Muchos “vende misterios” pertenecen a este grupo y también la mayoría de los creyentes de a pié. Los mismos tragamillas han defendido en algún momento esto mismo, la actitud irresuelta es bastante reciente.

Se suele considerar que la evidencia es negada por dos motivos generales: intereses oscuros o ceguera “mental”. Tradicionalmente la defensa de esos supuestos fenómenos ha consistido en un relato de un suceso seguido de una pregunta como esta:

“¿Tienes una explicación racional?”

Poco a poco, el obvio hecho de que a falta de una explicación racional, la defendida es, por tanto, totalmente irracional acabó por incomodar a quienes acusan a los demás de ceguera o dogmatismo. Resultaba muy fácil alegar, además, que el hecho de que a nadie se le ocurra una explicación no significa que no exista. Además, se presenta el problema de que, sin el freno racional, las “explicaciones” se pueden multiplicar hasta el infinito, encontrando que para explicar una luz extraña en el cielo, por ejemplo, se pueden imaginar tantas que la hipótesis concreta defendida por cada cuál pierde toda su fuerza, contrariamente a lo deseado. Que nuestra hipótesis comparta la misma “solidez” que otras evidentemente disparatadas no es muy agradable. La otra variante, aquella de “no existe una explicación lógica” tiene el mismo defecto, ser ilógico no resulta más cómodo que ser irracional.

Esto llevó a una curiosa transformación. Ahora se dice: “No existe una explicación científica”

No es que no existieran intentos de defensa de las virtudes de la irracionalidad o que no sigan existiendo, pero se vende mal. Además de algún charlatán con aspiraciones de gurú, solo Jiménez del Oso se atrevía últimamente de manera clara y directa a hablar de las virtudes de aceptar esas cosas gracias a un ejercicio de fe o a declarar que la racionalidad metódica es “buscar los tres pies al gato”. En algunos casos no hay, además, problema alguno con aceptar toda hipótesis en igualdad de condiciones, por muy contradictorias que resulten entre si, siempre que no sean “racionales” o “lógicas”.

Pero apelar a esa supuesta ausencia de explicación científica supone mayores ventajas. Se ha visto favorecido por el hecho de que los ataques al conocimiento científico son múltiples y provienen de distintos ámbitos.

Por una parte tenemos la reflexión desde la Filosofía de la Ciencia acerca de su propia capacidad de suministrar conocimiento (de la ciencia). Por otra la necesidad de determinadas formas de afirmaciones de conocimiento de hacerse un hueco al sol de la respetabilidad epistemológica, como la religión o determinadas filosofías alocadas, como el postmodernismo. De todo esto hablaremos algo más cuando en una próxima entrada de “paranormalidades” tratemos de qué es una explicación, qué clase de explicaciones pueden darse y que significa que no exista una explicación científica.


Desde luego, no hay una reflexión propia del ámbito magufo sobre esta cuestión, ni prácticamente de ninguna otra, y el vende misterios se limita a hacerse con un par de frases obvias y a repetirlas continuamente. Naturalmente, los lectores, impresionados por la sabiduría de sus héroes, aprovechan cualquier ocasión para esgrimirlas. Son cositas como que “la ciencia no lo sabe todo” o que “la ciencia tiene su propio ámbito de aplicación”, que obran como mantras poderosos.


Desde luego, el problema no es menos obvio que en el caso de la defensa de “explicaciones” irracionales o ilógicas. Y es que resulta muy sencillo hacer notar que el magufo, tras pronunciar con solemne seriedad tan sonoras sentencias, se lanza sin saberlo a contradecir lo que la ciencia si sabe y a invadir el ámbito que les es propio.

En tiempos en que los vende misterios podían ofrecer sus mercancías sin oposición, nada de esto suponía un problema. Todo se vendía, sin necesidad de “buscar los tres pies al gato” ni excesivas preocupaciones acerca de contradicciones, inconsistencias o simplemente parecer cuerdo.

Pero la cosa ha cambiado e Internet tiene mucho que ver con ello. El pensamiento crítico, la exigencia de orden y método en la exposición, la divulgación de cuestiones básicas acerca de qué y cómo puede considerarse algo como conocimiento, de las falacias lógicas, el acceso a conocimientos científicos y la existencia de personas que plantean todo ello a los vende misterios ha hecho alguna mella en los seguidores. Ya no se conforman con cualquier cosa. Ya no siguen a cualquiera y se atreven a calificar a los antaño sacrosantos líderes y sus afirmaciones según el contenido lógico y empírico de las mismas. Ya piden rigor, seriedad y hablan de investigadores poco serios o disparatados y disputan entre si. El propio Benítez tuvo que ver cómo se le cuestionaba en su propio foro por parte de personas amantes del misterio, nada sospechosas de ser “detractores profesionales” acerca de posibles plagios y engaños sobre la diferencia entre “novela de ficción” y “reportaje de investigación”.

Nada definitivo, pero el vende misterios sabe que tiene un público fiel, aunque ya no alcanza a todo el que se interese por estos temas.

Algunos han optado por denunciar a sus compañeros, intentando darse imagen de “serios” a base de ello. Otros se conforman con recoger “lo que caiga”. Otros, “tras millones de kilómetros tras el misterio” han concluido que es mejor no meterse en determinado jardines antes tan queridos y han optado por “exponer y que cada lector saque sus propias conclusiones”

Esto si es una “evolución” con aprendizaje.

17 comentarios:

Manolo "elmas" dijo...

Fenomenal entrada, compañero. Merece estar en una "Introducción al comportamiento magufo" que espero te atrevas a emprender un día de éstos.
Felicidades.

Cherif dijo...

Es un calco de como actúan los vendedores de misterios y de como los seguidores repiten frases sin plantearse el significado de éstas.
Muy buena entrada.

Macías P. dijo...

Esto es, juntándolo con otros posts recientes de los blogs del Cherif, Juan, Lola y otros una visión del "Método Magufo". Me explico: La razón por la que se ataca tanto a la ciencia no es tanto que niegue las conclusiones, sino mas bién que cuestione el camino seguido para llegar a dichas conclusiones.

En la obtención de "Pruebas" e interpretación de las mismas, los investigadores cometen una enorme cantidad de errores de método. En cuanto a sus teorías, a diferencia de las científicas, quedan ahí, pero no pueden ser comprobadas o invalidadas. El peligro que supone la ciencia para todas estas cosas siempre ha sido el mismo: Propone un método alternativo para estudiar y analizar los fenómenos. Un método que parece funcionar mejor, pero que no produce resultados fáciles (Por eso no pueden emplearlo).

Anónimo dijo...

Una entrada muy bien razonada y escrita. Los periodistas "científicos" de hoy día deberían tomar como modelo textos como éste.

Ánimo y a seguir con el blog.

Jose Brox

Anónimo dijo...

Asigan, esto de vender "misterios sin resolver no es reciente. Benítez y otros ya lo hacían a principios de los 70.

Andrés Diplotti dijo...

Los enigmas, como las estrellas, han sido puestos en el camino de los hombres para estimular su imaginación y, muy especialmente, para propiciar sus sueños.

Pues Benítez y sus afines deberían estar agradecidos de que los científicos dogmáticos y negadores no piensen igual que ellos. Imaginemos que los astrónomos dijeran, como sugiere J.J. en esta cita: "Las estrellas guardan misterios que no deben ser revelados para que podamos sigar soñando". Entonces los propios misteriodistas se quedarían sin saber que alrededor de algunas estrellas giran planetas de los que podrían venir extraterrestres. Curioso, ¿no?

Gorgias dijo...

Esta actitud de los magufos me recuerda un comentario que hizo Flanders en un episodio de los Simpson; decía que los científicos eran como los aguafiestas que cuentan el final de las películas.

Gerardo dijo...

"Algunos han optado por denunciar a sus compañeros, intentando darse imagen de 'serios' a base de ello."

Sí, se les está viendo demasiado el plumero.

Iván dijo...

Interesante interesante entrada, ahora mismo le mando el enlace a un amigo que el otro dia me solto que JJ es in investigador interesante y que se habia leido un libro suyo "que no veas"...

El Editor dijo...

“Pero existe, como decía, otro tipo de actitud ante el misterio entre los magufos. Consiste en considerar que los misterios si tienen solución y que constituye un apoyo para determinadas creencias paranormales.”

Yo creo que esto ocurre con muchos ufólatras. Por ejemplo, recientemente en Argentina ocurrió un florecimiento de hongos de los que son llamados “anillos de hadas”. Se trata de hongos (u organismos similares, según la clasificación) que crecen de modo radial en la sub superficie del suelo, cuando afloran a la superficie se ven círculos más o menos perfectos de varios metros de diámetro. Esto es un fenómeno bien conocido, inclusive para los hinbestigadores de ovnis de Argentina, de modo que cuando hicieron sus informes aceptaron que se trataba de los dichosos hongos, a pesar de esto todos coincidieron en dejar el tema como “caso abierto”. Uno de ellos, desarrolló un “razonamiento” que debería quedar para los anales de las estupideces de la ufolatría: admitió la explicación natural, pero agregó: “El enigma es el porqué al paso de descensos de OVNIs, se producen estos círculos o bien con hongos microscópicos o bien con hongos Calvatias de hasta 30 o 40 cms. de altura,...” http://www.andesenios.net/ovnis/ovnis_23.htm
Estos casos me hacen pensar acerca de lo que escribió Juan Carlos Martínez Bernal “Es importante tener en cuenta que la pluralidad de teorías sobre los ovnis indica cuán vaga es la definición del objeto y su carencia de base experimental. De ahí que el campo del estudio científico no sean tanto los ovnis, sino las personas que ven ovnis.”
CARLOS QUINTANA

JSA dijo...

“Es importante tener en cuenta que la pluralidad de teorías sobre los ovnis indica cuán vaga es la definición del objeto y su carencia de base experimental. De ahí que el campo del estudio científico no sean tanto los ovnis, sino las personas que ven ovnis.”

Bueno, esto último sería cuanto menos relativo, y el hecho de usar a esos "verduleros parapsicológicos" para atacar a alguien que ha visto cosas "raras" y que no tiene interés en vender nada -ni ser acusados de retrasados mentales, cuanto menos- me parece, cuanto menos, injusto.

A costa de recibir una nueva pedrada por ser sincero en este tema, me arriesgaré... En 1986 tres personas juntas vimos algo que no olvidaremos jamás en el cielo. Una cosa que parecia un platillo volante con todas las de la ley. Flotaba lentamente sin caerse y demás. La típica y tópica vision de lo que se entiende por un platillo volante. Y tan absurdo hecho (que pensandolo friamente no se sostiene por lo que creo haber aprendido de Física) es rematadamente absurdo, sí, lo reconozco. Pero lo vi. Y lo vimos 3 personas. Y a la vez. Una persona puede tener alucinaciones psicóticas. 3 me cuesta más.
Y no solo marca ver eso, sino que encima recibas palos y te llamen imbécil, "flipado", iluminado ó capullo por decir lo que has visto... asi que durante mucho tiempo he optado por callarme ese tema para no sufrir más pedradas.

A raiz de aquello empecé a buscar información sobre aquello, porque una persona puede tener una visión esquizofrénica, pero 3 a la vez es cuanto menos preocupante.
Mi sorpresa fue que gente como Jimenez del Oso, JJ Benitez o mas recientemente Iker Jimenez les importa 3 pepinos aclarar de qué se trata eso... simplemente estiran la cuerda sensacionalista para vender más. En el mismo saco te meten temas rematadamente absurdos y contradictorios entre sí, así que tambien dejé de leer esa basura, porque usaban a gente como yo para enrriquecerse más en nombre una "investigación" plagada de generalidades y NULO rigor empírico.

Así que en esas estoy, callandome lo que vimos 3 personas para que no me tachen de imbécil parasubnormal, pero ajeno tambien a todos esos vendedores de humo que utilizan a cualquier persona (y he comprobado que casi siempre gente mayor y poco culta) para seguir mamando de estas historias.

Desearía que alguien me diera una explicación científica de cómo se puede sufrir una "alucinación" colectiva a la vez, cosa que aun no he encontrado (si fuera yo solo quien lo vio, tengo claro que algo se habría cruzado en mi cerebro y que tendría que acudir a un neorógolo -al que por cierto acudí hace poco para una serie de pruebas generales motivadas por un síncope, y efectivamente no tengo ningun problema cerebral-). Pero tambien deseo que nadie encuentre una explicación científica en ese tipo de publicaciones parapsicológicas. No por odio, sino por simple realismo: los avances en lucha contra el Cáncer, genética, computación, astrofísica, ingeniería genética, etc. lo da la Ciencia -no la religión ni la parapsicología-, y por ello sé cual es el camino correcto.

Pero de la misma manera que digo esto, es duro tener que callarme en este tema. Primero porque hacer ciencia sobre testimonios -como el mío- y sin pruebas materiales y palpables de restos de esos "objetos" es absolutamente imposible. No se puede demostrar algo cuyas pruebas solo son testimoniales, lo entiendo, y por tanto para la Ciencia es un fenómeno que NO EXISTE.

Pero tambien digo que no pierdo la esperanza en que un dia la Ciencia encuentre el modo de mostrar como 3 personas a la vez pueden ver "eso" (y si es un problema mental colectivo, por mi sin problemas). Y desde luego confío más en ella que en los charlatanes que venden humo y nos hacen parecer a un sector minoritario de la población como soberanos imbéciles ante un sector mayoritario cuyas dudas y reservas ante tales testimonios son, naturalmente, lógicas. Porque si yo fuera otra persona tambien tacharía de charlatán a alguien como yo.
Creanme, no lo soy. Pero es desesperante ser usado por unos y otros para sacar tajada. Y no es un tema que me haga feliz, de hecho soy mas feliz callandome y alineandome en el punto de los acusadores del dedo.

Julio dijo...

Ahora se dice: “No existe una explicación científica”

el problema es que muchas veces sí hay una explicación científica que reproduce exactamente lo que se supone paranormal, pero entonces se sale al paso diciendo que, si bien esa es un explicación, en su caso concreto no era eso. (Pero no reconocen que haberla, hayla)

JSA
Solo por probar, ¿has visto alguna vez nubes lenticulares? Las hay muy curiosas ¿podría haber sido eso?
más fotos
Muchas veces el gran problema de los testimonios es que son tan parcos en detalles, que es imposible llegar a una respuesta.

Julio dijo...

JSA
Mira esto por si te sirve de ayuda
FAQ sobre OVNIs (en construcción)

Fernando G. Toledo dijo...

Me abstengo de comentar este artículo en especial, y elijo felicitar a Asigan por el "todo" en que se ha convertido su blog. RAzonado, bien escrito, respetuoso y visitado por gente que siempre deja sus aportes para el bien de la discusión y para el mal de los fraudes. Me gustaría hacer un enlace en mi página (www.razonatea.blogspot.com), ¿te parece?

Asigan dijo...

Gracias, Fernando, por tus palabras. Puedes enlazar, claro que si, y lo mismo haré, si me lo permites, con tu blog aquí.

mistermaguf dijo...

Muy Bueno, Asigan.
Sin embargo, -y sin meterme en cuestiones epistémicas-, creo que la no-resolución de los "casos" paranormales de toda laya ha sido siempre la principal norma del maguferío, desde que tengo memoria.
Incluso las "soluciones mágicas" -entiéndase por esto las "hipótesis" paranormales que apunten a la existencia del milagro de turno- no son explicaciones de ningún tipo, y los misteriólogos lo saben.
Lo que no soportan es que esto se ponga en evidencia, pero ése es otro asunto.

Inclusive sus seguidores se decantan masivamente por la no-resolución. Es frecuente ver en foros o listas magufas que, ante la aparición de críticos, una de las principales lamentaciones sea que que se propongan explicaciones que expliquen las cosas.
Se autocalifican como "amantes del misterio", lo cual ya de por sí es explícito.

Y esto me lleva a pensar que en realidad, gran parte de la audiencia magufa, lo que en realidad quiere no es "misterio", sino "intriga", "emoción", y sensaciones de este tipo.
Por eso creo que hay que intentar demostrarles que la ciencia, el conocimiento crítico, la razón y la investigación son productoras de esas sensaciones en mucha mayor medida que las tonterías de fantasmas, y que la resolución de los misterios siempre nos muestra más cantidad de puertas cerradas que las que había antes.

Saludos, MM.

Admin dijo...

Wow, what a great site. I will bookmark this site and return often. It's nice to see sites like this.

Please visit my website and let me know what you think. Tell your Secret