lunes, junio 19, 2006

En la nueva casa de las caras de Belmez, hay algunas falsas, seguro.

O eso dice Pedro Amorós.

Pero, por supuesto, si hay algún sospechoso de esa falsificación, es Francisco Máñez, o alguien enviado por él. Ni Amorós ni la SEIP (o como se llame) tienen responsabilidad alguna, porque, dice, Amorós, el firmó un papel el 5 de diciembre (con fecha posterior, pero se firmó ese día, dice), en el que no se hace responsable de que pueda aparecer alguna cara “falsa”.

Asegura Amorós que un día, después de aquello, apareció un “carón” que estaba para él evidentemente pintada en el suelo utilizando aceite. Según Amorós, la influencia de Máñez al hablar de aceite, tuvo algo que ver con que alguien acudiera allí con aceite a “reforzar una cara para que se viera más”. Aunque, dice, que pudo ser “perfectamente, Paco Máñez o cualquier enviado por él para que falsificase aquellas caras” para echarles el “muerto encima”. Y dice que eso lo intuye porque no ha salido quien hizo esas caras.

Curioso razonamiento. Como no sabemos quien hizo las “caras falsificadas”, podemos decir que “perfectamente pudo ser Máñez”. O quien nos pete, claro. Es, como digo, una manera muy curiosa de razonar, pero no nueva, ni mucho menos. Para esta gente, del mismo modo que Máñez puede ser el autor de ese fraude, porque no se sabe a ciencia cierta quien fue, las demás caras son paranormales, pues no se sabe a ciencia cierta que sean normales. Esa es la base de la confianza en que las caras de Bélmez, nuevas o antiguas, son un fenómeno paranormal, que no se sabe a ciencia cierta que sean normales. No les importa que pudieran ser fruto de fenómenos bien pedestres, incluido el fraude, o se demuestra a ciencia cierta cómo se realizaron esas caras o son paranormales.

Por cierto, no aparece por ninguna parte la “ciencia cierta” que confirme que el “carón” fuera una falsificación, pero eso no es problema para Amorós: son normales y falsificadas. No hay, que yo sepa, ninguna explicación para que si una cara está formada por agua o humedad no deba concluirse el fraude, pero si, si hay aceite. Pero así parece ser, si aparece aceite, son falsas, si solo hay agua, no. Habrá que investigar, digo yo, por qué los “entes pintores” son tan hidrofílicos como oleofóbicos.

Curioso que quien demanda a otro por acusarle de estar relacionado con un fraude haga exactamente aquello que considera que debe acabar en los tribunales. Acusar en un medio público de falsificar caras.

¿Será que es privilegio de los “himbestigadores”?

Al menos, Guillermo Núñez intenta parar una acusación probadamente falsa contra Pedro Gimeno y Lola Cárdenas que intenta colar Paco Lucha respecto de los famosos “gusanitos” de Bélmez insinuando alguna relación de "intento previo". Aunque, dice, el guarda las pruebas de aquello, que son suyas, leche.



Pueden escuchar a todo esto en el programa del espacio de radio "Nostromus" titulado "Pedro Amorós al desnudo" de junio de 2006.

10 comentarios:

Señor Cara de Póker dijo...

Si no fuese porque estamos hablando de Pedro Amorós, tomaría a coña lo del papelito firmado diciendo que no se responsabiliza si algunas caras son falsas(?).
Por cierto, ¿cómo va lo del juicio? ¿Va a tener Cavanilles que financiar las parainvestigaciones de Amorós o tendrá Amorós que vender su BMW para pagar las costas (iba a poner "el costo", pero prefiero ser políticamente correcto) del juicio?

Pedro Gimeno dijo...

¡Juas! Creo que sé quién le dio la idea de que había caras claramente pintadas con el "método Máñez". Fui yo en los comentarios de Mundo Parapsicológico, enseñando una de ellas que vimos cuando fuimos allí en navidades y que parecía claramente elaborada usando ese sistema. Lo curioso es que si la hizo alguien subrepticiamente como dice Amorós, tuvo que tener muuuucho tiempo para emborronar medio suelo, porque la verdad es que el borrón que rodea a la supuesta cara es prominente.

También es curioso que hubiera caras que

Qué va a pensar uno, salvo que ha sido cosa de alguno de los que han tenido mucho tiempo para acceder a la habitación del 4º piso...

De todas formas Amorós ha reconocido en la radio su afición a pintar caras. Lo hizo en el programa "La escalera del sótano", en la entrevista de abajo, minuto 24:17; he aquí la transcripción:

«La gente tiene que comprender una cosa, ¿no?, y es que es un fenómeno paranormal y los fenómenos paranormales son efímeros, espontáneos y esporádicos. Se muestran cuando quieren y como quieren, no a voluntad de cualquier investigador. A mí me gustaría que saliese un enano con su gorrito perfectamente en una de las placas, pero una de dos, o lo pintamos o esperamos que salga, y si esperamos que salga es posible que tardemos muchos años.»

(Con las "placas" se refiere a esas tartaletas donde apareció el gato de Bélmez).

Pedro Gimeno dijo...

Oops, lo siento, se suponía que había pulsado "preview"...

La frase que se me ha quedado a medias:

También es curioso que hubiera otras caras que parecían aprovechar los accidentes del terreno (recuerdo perfectamente cómo una "oreja" aprovechaba una prominencia del cemento) de la forma sugerida también por el manido "método Máñez".

-- Pedro Gimeno

Pedro Gimeno dijo...

Y, por cierto, ¿cómo sabe cuál es paranormal y cuál no lo es? ¿Qué distingue a las paranormales de las normales?

Pues hay quien se rió de que dijera que la única forma de demostrar que fueran falsas era filmar en vídeo a quien las hizo...

Ah, de los ganchitos, mejor no hablar. Ya he pedido fotografías de mí comiendo ganchitos y lo más que me han enseñado es a mí fotografiando mis letras originales PG en el suelo. También dijeron que habían grabado un vídeo y pedí que se mostrara para que se viera que no hice nada más que lo que he contado, pero nunca apareció.

-- Pedro Gimeno

poquetacosa dijo...

Coño, Pedro, tú tambien tienes unas cosas... Pues las caras se distinguen con toda facilidad: las paranormales son paranormales, y las normales no lo son. Así de sencillo.

Si es que...

Julio dijo...

¿cómo sabe cuál es paranormal y cuál no lo es?

Aaah! Esa es la eterna pregunta en cualquier tema paranormal.

dull dijo...

jajaja "un carón"
parece que esto de belmez sigue dando tope y marcha por alla y no tiene para cuando acabar.
Aca en México, surgió algo similar, lo voy a investigar para estar seguro y ya te contare.
saludos.

pedro gimeno dijo...

Me he redondeado una giña como mi brazo de larga. Me ha dado verdadera pena tirar de la cadena. Ha dejado en mí una tristeza y un vacío difíciles de llenar. Un haiku:

La mierda cae a la taza.
El agua la lleva,
hasta la depuradora

Krispín Gatiesa dijo...

La verdad sobre estos temas, está en manos de un grupo de avezados fabricantes de fraudes y engaños. Enterate de todo en :
http://ectoplasta.blogia.com/

Auténtica página de creyenescépticos.

Anónimo dijo...

Este tio es un caradura y un h...p. Como dice que las caras son pintadas, tendra poca verguenza, te esperare Pedro amorós en Bélmez y veras como te llevas una cara para Alicante, Mal nacido, que llevas comiendo de las caras desde que llegastes a Bélmez, Pedro moderate porque te puedes llevar un sustito a cuenta de una cinta y una supuesta voz de María, la tengo en mi poder y puede hacerte mucho daño. Posdata
No es malo el que te advierte.