martes, enero 23, 2007

Escépticos malotes.

En el arsenal retórico antiescéptico de los paranormaleros de una u

otra variante abundan los tópicos, en el sentido de ser una especie de

consignas repetidas acríticamente y evaluadas de manera positiva a

partir de su aparente contundencia retórica, a pesar de caracterizarse

por una fragilidad real asombrosa que se evidencia en un examen

superficial apenas se escarba en ellos.

Las menciones a la necesidad de una mente abierta o al caso de Galileo

son, quizá, las más conocidas y repetidas, aunque los más curtidos de

entre los polemistas paranormaleros se cuidan de confiar en semejantes

tópicos únicamente en discursos de consumo interno o en las primeras

escaramuzas de eventuales debates con escépticos.

Hay otros, como la identificación de la actividad escéptica con la de

los nazis o la Inquisición, que parecen productos derivados

lógicamente de los anteriores, pues los inquisidores serían ejemplos

perfectos de "mentes cerradas" y la condena de Galileo digna de un

tribunal nazi.

La evidente ilegitimidad de la identificación de los que, en realidad,

fueron las víctimas de unos verdugos que, en todo caso, son más

próximos, al menos ideológicamente, a los que exhiben estos tópicos

suele, si no convencer, si disuadir de la insistencia de en el empleo

de semejantes falsedades.

Algunos de estos tópicos no han tenido demasiado éxito, como aquél que

pretende, a la manera anterior, identificar la actividad escéptica con

agresiones violentas, incluso con las de grupos terroristas. Sólo en

el ámbito más próximo a Manuel Carballal y Bruno Cardeñosa sigue

siendo este un tópico de uso habitual. Aquí y aquí tienen ejemplos.

Precisamente en ese conocido artículo del primero de ellos, puede

encontrarse, además del uso del tópico "terrorista", un antecedente

claro de uno de estos tópicos que empieza a hacer fortuna, comenzando

a ser frecuente que nos encontremos con alguna variante del mismo.

Se trata de aquél según el cual los escépticos se abstienen de

criticar a la religión, y especialmente a la Iglesia Católica, la

cual, dicen, es un blanco legítimo, e incluso obligado para cualquiera

que se quiera considerar escéptico.

De manera implícita o explícita, le acompañan "explicaciones" causales

de este supuesto hecho. Desde la coincidencia de objetivos y métodos

debido a un mismo carácter dogmático, hasta una connivencia interesada

por ambas partes, cuando no una relación orgánica apenas disimulada,

pasando por mera cobardía por parte de los escépticos ante el, se

supone, inmenso poder de la institución eclesial.

No menos que otros tópicos sobre los escépticos, y quizá en este caso

con mayor relevancia, se trata de una insidia y una falacia.

La falacia es muy clara, se trata de una variante del argumento ad

hominem que evita la respuesta a los argumentos escépticos tratando de

desacreditar a los propios escépticos por lo que supuestamente no

critican en lugar de atender a lo que critican. En algunos casos, se

llega a sugerir que la importancia o trascendencia social de la

influencia de las diferentes "disciplinas" paranormales es ridícula o

inexistente en comparación con la de la influencia de la doctrina

eclesial.

Una persona, que asigna a la cobardía personal de los escépticos la

supuesta ausencia de crítica religiosa de los mismos, lo expresaba

diciendo que "hay cosas más importantes que atacar" que la, en este

caso, Astrología, y citando a la Iglesia Católica.

La respuesta evidente consiste en preguntarse si no hay cosas más

importantes que defender que la Astrología, como las supuestas

víctimas de la Iglesia,o por el lugar en donde encontrar los propios

ataques de esa persona a la institución. Después de todo, esa persona

tiene su propio espacio en Internet y la conversación se desarrollaba

en un blog escéptico al que este individuo acudió en defensa de la

Astrología y otras cuestiones que el mismo considera poco merecedoras

del esfuerzo.

Si hay una actividad cuya buena o mala práctica puede ser de

trascendencia indiscutiblemente importante es la política. Sin

embargo, nadie considera que los críticos de arte, o los revisores de

artículos científicos, o los que escriben sobre Astrología deban

abandonar esas prácticas para dedicarse a la crítica política so pena

de ser considerados unos cobardes temerosos del inmenso poder de los

que gobiernan.

Pero es que la acusación según la cual los escépticos no hacen crítica

religiosa, o se abstienen de referirse de manera crítica a la Iglesia

Católica es simplemente falsa. Y de la absoluta evidencia de esa

falsedad y de la facilidad con que tal cosa puede constatarse puede,

en parte, deducirse el carácter insidioso de la acusación.

Andrés Diplotti, en su magnífico blog, El Pez Diablo, respondiendo

precisamente al personaje anteriormente citado, hace una pequeña recopilación de

artículos y lugares escépticos dedicados a la crítica religiosa.

Pueden encontrase muchos otros artículos usando el buscador escéptico que encontraran en el panel izquierdo de paranormalidades probando con “católica”, “religión” o la variante que prefieran.

Simplemente añadiré a este tema que la página Sindioses, cuyo título ya resulta ilustrativo, es además el sitio de las traducciones “oficiales” al castellano de los comentarios semanales de James Randi, todos ellos de carácter típicamente escéptico y responsable del desenmascaramiento de más de un predicador religioso y sus supuestos milagros.

Y que la revista PENSAR, editada por el CSICOP en español, además de otros diversos artículos críticos sobre asuntos religiosos, publicaba en su número 4 un artículo titulado “Hay que investigar los hechos religiosos”, cuyo autor, el presidente del CSICOP, Paul Kurtz, es también presidente de Council for Secular Humanism , International Humanist and Ethical Union , miembro de American Humanist Association, y redactor del Manifiesto Humanista II.

Además de la evidente insidia, siquiera sea por negligencia, que supone repetir una afirmación que tan fácilmente puede comprobarse falsa, el uso de esas acusaciones parece ser una auténtica maquinación destinada a desprestigiar a los escépticos críticos.

Esto, que en casos como el ya citado artículo de Carballal, donde, además de con los terroristas, se pretende comparar a los escépticos con el Opus Dei, queda patéticamente al descubierto sin demasiado esfuerzo, dado el confeso odio que siente por ellos el personaje así como su declarada intención de ejercer esa labor de desprestigio, puede resultar más sibilino en otros casos.

Naturalmente, estando presente la referencia nazi, la inquisidora y la religiosa, no puede faltar tampoco la “fascista”. De nuevo es Carballal el mejor ejemplo de insidia cuando extrae de contexto una referencia a que la Ciencia no es democrática, contexto en el cual queda claro que el autor se refería a que las verdades de hecho no se deciden por referéndum popular, de tal manera que el Sol no girará alrededor de la Tierra por más gente que esté dispuesta a creerlo, dejando al descubierto el carácter de maquinación de sus maniobras.

Otros lo expresan diciendo que una característica común a todas las formas de fascismos es el intento de imponer sus criterios a los demás. En un caso concreto, se trataba de la expresión de la necesidad epistemológica de que quien afirma sea el responsable de aportar las pruebas de aquello que afirma. El interlocutor aseguraba a sus lectores en su blog, que aquello era una “exigencia”, y acotaba entre paréntesis de esta manera: (¿fascismo?) Ya imaginara el lector que el mismo señor, que “exigía” que se guardaran las formas que el consideraba adecuadas en el debate, no pensaba ni por un minuto que el estuviera “imponiendo sus criterios” a los demás, ni, por supuesto, que eso le emparejara ideológicamente con el Duce.

Así, la discusión acerca de la validez de los criterios de contrastación y argumentación, sobre todo si son defendidos con firmeza, son, según algunas personas, signo de fascismo, con lo que tenemos a los filósofos de la Ciencia embarcados, precisamente, en discusiones de ese jaez como ejemplos de fascismo intolerante y abusón.

Me arriesgaré a caer en un ejercicio más de fascismo, pero, para terminar, es importante insistir en que, argumentativamente, el ataque ad hominem no sirve de nada.

10 comentarios:

santosrios dijo...

Excelente entrada pero, claro, con trampas. Eres un buen discutidor, porque hilas y empalmas bien, pero me falta saber si debates bien antes de contestar a este texto.

En el post anterior te deje respuesta de lo de Lola, y espero contestación antes de responder o bien despedirnos con un "encantado y hasta otra".

Un saludo

Asigan dijo...

Gracias por el aspecto benévolo de tu crítica. Lamento haber transmitido esa sensación tramposa, por supuesto, ajena a mi voluntad.

Copio el comentario que has dejado en el anterior post a este para comodidad de ambos y a continuación, contesto al mismo.

Asigan dijo...

- “Vaya, lamento llegar tarde. Esto parece haber finalizado. No obstante, como santosrios me pide que comente su mensaje, lo haré, en la esperanza de que el interesado repase esta entrada y de con este.”

Vuelvo a repetir: si estoy en esto es por debatir, no por quedar por encima. Si usted pretende debatir, bienvenido, pero mal empezamos si se contesta a todo y no se reconoce ningún error. Veamos:




- ”Sobre sus aclaraciones:

1. ¿Qué intentas “aclarar” con esto? Sinceramente, no lo veo nada “claro”. Se te reprocha que no cumplieses lo anunciado, que te marchabas, y por otro lado se predecía la misma. ¿Cuál es el problema? Si hay alguna contradicción es tuya.”

Bueno, aquí obviamos frases como “hayas optado por la huída cobarde y les hayas dado a todos ellos la callada por respuesta. Es sucio por tu parte”. Según su texto sólo hay un “reproche por que no me voy” y un “ya sabíamos que volverías”. Esto parece un “reproche porque me voy”, y se aproxima bastante a lo que yo le decía: reproche porque me voy y reproche porque no me voy.




- “2. Aquí hay dos alternativas. Si te refieres al mero hecho de estar solo en un lado de la controversia de múltiples participantes, me ha ocurrido muchas veces en varios foros y blogs. Supongo que a todo el que se ha metido en un lugar temático con postura definida le ha ocurrido cuando sostiene la contraria. Aunque haces varios intentos de conciliación por tu parte, he de reconocerlo, tampoco soy ciego al hecho de que tus intervenciones, desde la primera, contienen un cierto tono provocador bien claro en el uso de términos como “acólitos” o “confianza ciega”. Y no hace más que crecer. No he entendido nunca que alguien se queje de conseguir la reacción natural a su propia actitud.”

Bueno, es cierto lo del tono provocador. No lo niego. En mi defensa alego lo que explico después.


- “La otra posibilidad, la más probable a tenor de los siguientes párrafos, es la de querer alegar que, puesto que de Galileo y Servet mantuvieron posturas rechazadas que a la postre resultaron correctas, no se debe criticar nada, no sea que nos encontremos el mismo caso.”

No. Las alusiones a Galileo son algo que nadie entiende: no me refiero a Galileo o Servet como comparación de sabiduría, sino de sentimientos. Cuando se ha sido negro en el siglo XVIII se entienden las persecuciones. Se trata de que alguien se imagine siendo astrólogo en este momento y enfrentarse a lo que se enfrenta por serlo.


- “Hay tanto...(...) ... se relajan”.

Es cierto lo que dice de Galileo, Servet y la ciencia contra las ideas absurdas, pero no iban por ahí los tiros, sino sobre sentimientos. No es lo mismo ser un engañabobos y vivir del engaño a estar convencido de algo y vivir criticado y denostado por ello, se tenga o no se tenga razón (algo que muchas veces depende del momento de la historia de la humanidad que se viva. Los siglos hacen absurdas cuestiones lógicas y hacen lógicas cuestiones absurdas). Hablamos del sentimiento de injusticia.



- “3. No es un saludo inicial hacia ti. Cuando me he dirigido a ti he sido claro. Es un comentario sincero a Lola al respecto de dos o tres cuestiones concretas escritas por ti. En ningún momento he “ananlizado” tu texto. Y, desde luego, que me entren dudas acerca de donde sacas tu idea de lo que es un escéptico, que me asombre del manejo torpe de la probabilidad en el mismo escrito, o que me espante de que se apele a la incertidumbre personal como argumento, puede ser discutible en cuanto a su contenido- y ahora entraremos en ello- pero en ningún caso es motivo para ser llamado esbirro, para cuestionar mi capacidad de análisis de otro asunto- humilde en general, cierto- o para asegurar que mi pretensión es la de desacreditar a nadie, si con ello quieres expresar que hay maledicencia en ello, o el mero hecho de “quedar por encima” de nadie.”

Vamos a ver: ¿es normal que yo escriba mi opinión y que usted me la conteste pero sin dirigirse a mí, y en tono desacreditante, es decir, no responde a mi opinión, sino que se limita a atacar cosas que no vienen a cuento con lo que digo en mi texto? ¿Y que encima, como veremos luego, la única referencia a mi texto sea una metedura de pata al hablar de “escepticismo”? ¿No merezco una respuesta suya a mi comentario? ¿Sólo descrédito? Lea su intervención. Recuerde.

Discúlpeme: Lo normal es escribir “sr. Santosrios: está usted equivocado al decir que un verdadero escéptico es el que duda, porque hay varias definiciones de escéptico”, y no “A mí, Lola, es que cuando leo a alguien que, como santosrios, escribe que un verdadero escéptico es el que duda, ya me entran las dudas, estas de veras, acerca de donde podrán haber sacado tal idea.”



- “Respecto a los “escépticos”, me resulta sorprendente que copies una de las acepciones que el DRAE nos ofrece del término, y precisamente, una de uso común, no la que se refiere a la postura epistemológica, que es, después de todo, la pertinente. ¿Si alguien se declara “cínico” respecto del mismo tema, copiarías esto:
1. adj. Que muestra cinismo( desvergüenza).?
¿O tal vez considerarías que eso no es más que un uso común- y desvirtuado, como en el caso de escéptico- y que lo pertinente sería discutir la postura cínica- o escéptica-, por ejemplo?
Porque se me hace difícil entender que alguien crea que cuando alguien se define como escéptico o cínico, ambos términos con referencias claras a posturas gnoseológicas en la historia del pensamiento incluso en las acepciones no citadas que ofrece el diccionario, se está refiriendo al uso común. Sinceramente. Así, sigue la cosa en pie. ¿De donde sacas que el escéptico “duda”?
Todo esto, sin quitar que lo que copias no es la definición de escéptico, sino de “escepticismo”, y que la de escéptico, que es la discutida, además de incluir la referencia a la postura filosófica, dice esto:
2. adj. Que no cree o afecta no creer.”

Éste es el error del que hablaba. Primero me hablas de postura epistemológica como pertinente (o sea, la que yo doy, procedente de una postura en la historia del pensamiento: el escepticismo) y descartas el uso común. Vaya, yo pensaba que el uso común era el adjetivo “que no cree”, y la verdadera postura gnoseológica en la historia del pensamiento científico, fue el escepticismo que la llevó a desconfiar o dudar de la veracidad de cualquier nuevo descubrimiento o teoría.

Lo malo es que el verdadero escepticismo es el que sostiene que “la verdad no existe, o que, si existe, el hombre es incapaz de conocerla”. Entonces, frases como “la Astrología es mentira”, o “esta teoría está demostrada” mueren antes de nacer.

AÑADIDO EXTRA: de tu texto citando a Mario Bunge: "insiste en sus caracterizaciones del escepticismo: La DUDA del escéptico es un punto de partida".




- “Insisto, por seguir el orden de respuesta a tu mensaje párrafo tras párrafo, que no hago ningún análisis, sino un comentario y que, en todo caso, no es comparable al humilde esfuerzo con Barbault. Desde luego, no imagino de donde sacas la información para descubrir la supuesta tendenciosidad de ese párrafo, cuando simplemente muestro mi desacuerdo con lo escrito por ti. Dos de las frases copiadas son hechos, tu defensa de la premonición lotera y la argumentación sobre la base de la incertidumbre personal. También me lo parece el que nombres un “pálpito” como relevante sin insertarlo en el contexto del total de sucesos semejantes y lo caracterices como improbable.
Estoy dispuesto a discutirlo, pero ¿tendencioso? Evidentemente, refleja mi propia opinión, pero, ¿puede ser de otra forma cuando no se trata de ningún informe o memoria, sino de…pues eso, de la expresión de mi opinión?”

Creo que no hace falta explicar por qué es tendencioso: si alguien expone una opinión delante de ti, hay varias posturas:
- callarse si no se dirige a ti directamente
- responderle a lo que dice aunque no se dirija a ti, porque expone una opinión y ésta es rebatible
- comentarle a la persona a la que el otro se dirige que “de dónde saca esas ideas”
- investigar en otras ideas y opiniones de la persona que acaba de hablar y traer a la conversación las que consideramos erróneas, aunque sólo vengan a cuento para añadir más descrédito, y aunque no se comente realmente lo que acaba de exponer en su intervención.

Esta fue tu postura. Si crees que es la correcta en el debate, pues estamos perdiendo el tiempo.

Si alguien levanta la mano cuando acabo de hablar, no me contesta a lo que he dicho, se dirige a otro para desacreditarme a base de búsqueda de información, o sea, atacando al que habla, no a lo que dice, pues, ¿qué voy a pensar? Esbirro. ¿Qué me pasé al ponerlo? Cierto, ya he pedido disculpas.

NADIE ME LAS HA PEDIDO A MÍ HASTA ESTE MOMENTO, y sólo Lola acumuló más de 40 insultos.


- “Yo me dirigí a ti, y no escribí así “solo por ser astrólogo” sino por las cosas concretas que escribiste como demuestra el que me refiera a ellas y en ningún momento a la Astrología.
En cuanto a Barbault, yo NO le ataco a él, ataco a sus pretensiones de haber acertado cuando pienso que no lo hizo ni siquiera al nivel alegado. Que miles de personas crean que funciona o lo estudien es irrelevante y se puede contraponer a algo igualmente irrelevante, la multitud que no cree que merezca el menor estudio, que no cree que funcione ni siquiera desde dentro de la misma Astrología. Aquí lo importante es si funciona o no o las bases para sostener una u otra cosa, al margen de lo que opinen o hagan unos u otros. Evidentemente, que la Astrología haya sido perseguida por la Iglesia o por fuerzas semejantes del mismo modo que otras no le confiere nada de nada, y, desde luego, criticarla no tiene nada que ver con una persecución. A las críticas se las refuta, no se les afronta comparándose con personas que sufrieron en sus vidas atentados terribles”.

Si quieres este debate, perfecto. Si has leído en mi blog, creo que he hecho bastantes ofertas de experimentos, y nadie me ha propuesto ninguno. Nadie.
También te cito a Barbault y un libro en concreto, y que su acierto consiste en el ciclo de Neptuno, a la luz de lo que Neptuno significa, y claramente expuesto en un ejemplar que cito, que he leído y poseo. No tengo más porque lo que me interesaba era saber cómo se hace, no lo que el parece predecir. Si se ha equivocado en otras mil cosas, o es un cretino, me da igual: hay miles de científicos que han descubierto una cosa y eran impresentables, o se equivocaron grandemente en otras. Recuerda a Einstein y la mecánica cuántica. Su acierto sobre Neptuno es perfecto: busca el libro que cito y lee la página citada.


- “Desde luego, hay cosas más importantes que atacar, pero, sin minimizar el peligro que supone que las personas rijan sus vidas y tomen importantes decisiones por una creencia frágil, también hay cosas más importantes que defender, ¿no? (Consulta tu propia lista)”

Lee mi blog si puedes, el texto “el cielo”, y cómo el excelente matemático Strogatz toma sus “decisiones importantes” basado en una creencia frágil.



- “Si a ti la simple crítica a las pretensiones de Barbault te parece que indica que hay un esbirro a sueldo, ¿qué decir de quien defiende a tan, según tú, inocente actividad como tú lo haces? ¿Qué es, entonces, lo que justifica el “berrinche” de esta sección de comentarios?”

Hay un esbirro a sueldo cuando la simple crítica elude lo que no interesa. En tu caso yo sé que no eres un esbirro a sueldo, pero no das la información completa. Por ejemplo: no hay referencias al libro del que yo hablo, sobre la profecía de 1989. También se menciona que dijo que Kennedy sería reelegido en el 1964, y se habla de fracaso, sin hablar del detalle, también de Barbault, sobre la carta de Kennedy, “similar a otros personajes como Hitler, etc, que murieron de muerte violenta”, que podría impedir dicha reelección. La gente que no conoce la astrología piensa que es una ciencia exacta, como las matemáticas, que no puede tener fallos en sus predicciones, y que por encontrar uno ya se desacredita. Olvida que muchas personas llevan años con ella y tienen no uno, sino cientos de aciertos. Algunos, como el experimento con Plutón que expuse a los dos miembros del CSIS, con un acierto del 100%.

- “Yo no conozco “tan bien” a ARP, conozco cierta historia que concierne a este blog y su relación con esa asociación. Lo que conozco, y no es poco, no autoriza a concluir que se “miente o tergiversa”, ni con los fines que tratas de adivinar ni con otros.”

Gracias



- “Los tarotistas, astrólogos y demás son lo mismo en un sentido relevante, el que trata de poner de relevancia cada uno de esos blogs. En cuanto al fin de cada uno, lo mejor es consultarlo a cada cual. Pero a mí, personalmente, me interesa que Iker de información veraz a sus oyentes, no que quede en el paro ni él ni nadie, o que Benítez venda libros de ficción declarada o de reportajes de viajes o sobre sus creencias, y no lo disfrace de documentos verídicos. Que cuando Iker y Benítez acusan a otros de traidores, asesinos, conspiradores, vendidos o ciegos, cosa que hacen de manera cotidiana, provoque la misma indignación que cuando a ellos se les califica de cuentistas o charlatanes, como mínimo. En definitiva, que el público no acabe engañado y conozca otra versión del mismo cuento; público que compone la misma sociedad en la que yo vivo y cuyo nivel en todo ámbito me afecta”.
Bien, excepto lo del “público no acabe engañado”. Es suficiente con “conozca otra versión del mismo cuento”, y luego que él decida si está o no siendo engañado.


- “Pues claro que me he parado a pensar, pero lo único que yo hago es exigir responsabilidad, sobre todo en el campo de la salud. ¿O pretendes que se consienta que cualquiera que asegure poder curar ande practicando con personas reales en el mundo real a su antojo y sin respeto a criterios que nos protegen?”

En mi blog hay un texto sobre ciertos experimentos farmacéuticos en Inglaterra, y enlaces a páginas donde explican casos en los que gente que asegura poder curar anda practicando con personas reales en el mundo real, sin respeto a criterios que nos protegen, y ha hecho morir a varias personas. Son gente que se anuncia con dinero en abundancia, fotos de billar y videojuegos para pedir conejillos de indias jóvenes.


- “Si alguien dice que puede curar, nada más fácil que demostrarlo. Miles de terapias, docenas de miles de fármacos y de técnicas lo han hecho y lo hacen a diario. Hasta ahora, que yo recuerde, ni una sola, ni una, de las técnicas que curan han sido perseguidas pro la ciencia, al contrario.”

¿Qué pasó con la vacuna contra la caries? ¿Son científicos los dentistas?


- “Se aceptan las disculpas, pero se agradecería más precaución en ocasiones sucesivas.”

Yo también aceptaría las disculpas, si es que alguien me las ofrece alguna vez.

Asigan dijo...

Para eventuales lectores comprensiblemente desconcertados, aclaro que el anterior comentario es original de santosrios y yo me limito a copiarlo de un post anterior de este mismo lugar. Haced referencia a una conversación que tuvo lugar en el blog de Lola Cárdenas:

http://locomundo.blogspot.com/2006/12/por-la-salud-natural.html#comments

Alulim dijo...

Caray pero qué inteligentes son los astrólogos éstos. Cada día me asombro más.

Buena entrada Asigan.

Asigan dijo...

santosrios, con tu permiso, vuelvo al tuteo.

Vuelvo a repetir: si estoy en esto es por debatir, no por quedar por encima. Si usted pretende debatir, bienvenido, pero mal empezamos si se contesta a todo y no se reconoce ningún error.

La necesidad de aclarar que, cuando debates, lo haces sin intenciones, digamos, poco ejemplares, es exclusivamnete suya. Yo no la preciso, pues no suelo darme al juego de adivinar las intenciones de los demás. Entre otras cosas, porque no es sencillo deducirlas del simple hecho de que se conteste a todo y no se sea consciente de cometer errores. De hecho, si se fuera consciente de ello, el debate tomaría necesariamente un revestimiento de juego de meros "discutidores" y perdería, a mi juicio, todo sentido utilitario.

Bueno, aquí obviamos frases como “hayas optado por la huída cobarde y les hayas dado a todos ellos la callada por respuesta. Es sucio por tu parte”. Según su texto sólo hay un “reproche por que no me voy” y un “ya sabíamos que volverías”. Esto parece un “reproche porque me voy”, y se aproxima bastante a lo que yo le decía: reproche porque me voy y reproche porque no me voy.

La situación es exactamente igual. El reproche original sigue vigente, se anticipa que te marcharías, y se te reprocha. Y vuelves después de anunciar tu marcha, y se te reprocha. Hay dos reproches porque hay dos causas del mismo. Entiéndeme, a mí no me parece, personalmente, que ni que te vayas ni que vuelvas sea motivo de reproche, allá cada cual. Pero esa no es la cuestión, sino el hecho de si se comete abuso o contradicción en personas que piensan que si son motivo de reproche. Que te vayas es uno, y que digas que no volverás, para luego volver es otro diferente.

Bueno, es cierto lo del tono provocador. No lo niego. En mi defensa alego lo que explico después.

Te honra. Veremos después tus explicaciones.

No. Las alusiones a Galileo son algo que nadie entiende: no me refiero a Galileo o Servet como comparación de sabiduría, sino de sentimientos. Cuando se ha sido negro en el siglo XVIII se entienden las persecuciones. Se trata de que alguien se imagine siendo astrólogo en este momento y enfrentarse a lo que se enfrenta por serlo.

Bueno, como dice claramente el texto mío que citas al responder, esa es "la otra posibilidad", la que a mí, siguiendo el resto del mensaje, me parecía más probable, leyendo cosas como esta:

¡Caramba! ¿no es eso mismo lo que pensaban de Galileo en tiempos de Galileo, de Servet, de tantos otros? La ciencia académica SIEMPRE (digamos un 90%) ha estado en el error, como la historia ha demostrado, y siempre ha defendido los postulados de ese tiempo histórico como si fueran la verdad universal irrebatible. ¿Por qué ahora va a ser diferente? ¿Quiere la ciencia hacernos creer que YA hemos llegado a la verdad? ¿No es eso lo que ha querido hacernos creer siempre?. ¿Cómo se atreve a criticar esta teoría, si usted no es astrónomo, no es científico, usted no es nadie, y yo soy “porque lo valgo”? Así, desde hace muchos siglos.

. Sin embargo contemplo anteriormenete, en el párrafo superior, otra alternativa que, me parece a mí, acierta en que se trata de un sentimiento. Ya contesté a ello como me pareció pertinente.

Es cierto lo que dice de Galileo, Servet y la ciencia contra las ideas absurdas, pero no iban por ahí los tiros, sino sobre sentimientos. No es lo mismo ser un engañabobos y vivir del engaño a estar convencido de algo y vivir criticado y denostado por ello, se tenga o no se tenga razón (algo que muchas veces depende del momento de la historia de la humanidad que se viva. Los siglos hacen absurdas cuestiones lógicas y hacen lógicas cuestiones absurdas). Hablamos del sentimiento de injusticia.

Pero ese sentimiento no puede ser responsabilidad de quien cree necesario o simplemente oportuno criticar una creencia, opinión o práctica, ni el hecho de que una de las posiciones en liza sea defendida por una minoría, aunque sea de un solo miembro, dicta que se deba abstener de esa crítica, sobre todo si, como me ha pasado a mí mismo y este es su caso, eres tú quien ha acudido a un lugar de posición muy bien definida respecto de ese tema.

Es decir, ese sentimiento, siendo indudablemente lamentable, y lo he experimentado, debe ser resuelto por tí exclusivamente, pues más que una injusticia, lo que hay es una situación de inferioridad no provocada por la parte mayoritaria.

Vamos a ver: ¿es normal que yo escriba mi opinión y que usted me la conteste pero sin dirigirse a mí, y en tono desacreditante, es decir, no responde a mi opinión, sino que se limita a atacar cosas que no vienen a cuento con lo que digo en mi texto? ¿Y que encima, como veremos luego, la única referencia a mi texto sea una metedura de pata al hablar de “escepticismo”? ¿No merezco una respuesta suya a mi comentario? ¿Sólo descrédito? Lea su intervención. Recuerde.

Pero es que yo no te respondo a tu opinión.. Tú asumes que es un mensaje más o menos velado hacia tí. Y no lo es. No es una forma de iniciar un debate, es una forma de decir que hay indicios de que resultará estéril. Yo estoy, como resulta evidente, de parte de Lola en esa discusión y me dirijo a ella para apoyarla a ella. Y ese descrédito es legítimo en tanto expresa ni más ni menos que mi propia opinión sobre las partes que menciono y el razonamiento usado. Puedo debatir incluso si es o no legítimo, pero no me puedes pedir, ni culparme por negarme a ello, que asuma que se trata de algo ilegítimo como posición de partida. Si quieres decir que te ofendió o molestó, no puedo negarlo, si quieres decir que el mero hecho de expresarlo a Lola ofende o molesta, deberás discutirlo conmigo. Estoy dispuesto a manifestar que lamento haber obtenido ese resultado- como, de hecho, ocurre- pero no a decir que ese era el efecto buscado. Hay una diferencia enorme.

Discúlpeme: Lo normal es escribir “sr. Santosrios: está usted equivocado al decir que un verdadero escéptico es el que duda, porque hay varias definiciones de escéptico”, y no “A mí, Lola, es que cuando leo a alguien que, como santosrios, escribe que un verdadero escéptico es el que duda, ya me entran las dudas, estas de veras, acerca de donde podrán haber sacado tal idea.”

¿Por qué, si me dirijo a Lola? Si me hubiera dirigido a tí, estaría de acuerdo, pero, ¿en este caso? De nuevo asumes que en realidad es un mensjae para tí.

Éste es el error del que hablaba. Primero me hablas de postura epistemológica como pertinente (o sea, la que yo doy, procedente de una postura en la historia del pensamiento: el escepticismo) y descartas el uso común. Vaya, yo pensaba que el uso común era el adjetivo “que no cree”, y la verdadera postura gnoseológica en la historia del pensamiento científico, fue el escepticismo que la llevó a desconfiar o dudar de la veracidad de cualquier nuevo descubrimiento o teoría.

Confieso que he tenido que releer esta parte varias veces. Veamos, la postura gnoseológica escéptica general es aquella que se apoya en la existencia de un problema respecto de la capacidad de conocimiento humano. La dogmática, su contraria, es aquella que piensa que no existe tal problema o que es trivial. El desarrollo de la postura escéptica puede conducir a diferentes posturas concretas, la escéptica de Pirrón, consideraba que no podemos conocer nada, en absoluto. A algunos les ha llevado al solipsismo. Pero la postura escéptica jamás ha sido de instalación en la duda. Un escéptico no se define porque duda, y mucho menos porque ni crea ni deje de creer. Un escéptico mantiene creencias y rechaza otras. Ese era el punto de la discusión. Tu frase original era esta:

El verdadero escéptico es el que duda, el que no se termina de creer, no el que grita “mentira“, porque entonces deja de ser escéptico para convertirse en creyente del no.

Y esa idea es falsa, sencillamente. El escéptico rechaza creencias y acepta otras, no es el que duda, la duda es solo una forma de decir "he de comprobarlo", es el rechazo tanto al si como al no irreflexivo.

Lo malo es que el verdadero escepticismo es el que sostiene que “la verdad no existe, o que, si existe, el hombre es incapaz de conocerla”. Entonces, frases como “la Astrología es mentira”, o “esta teoría está demostrada” mueren antes de nacer.

No es cierto. Esa es la conclusión a la que llegó Pirrón partiendo del escepticismo. No es cuestión de discutir sobre Pirrón ahora, pero ers evidente que otros escépticos han concluido otras cosas y no por ello son menos escépticos verdaderos que él. Para los solipsistas, Pirrón fué deshonesto o inconsecuente con la lógica desprendida de la postura escéptica.

AÑADIDO EXTRA: de tu texto citando a Mario Bunge: "insiste en sus caracterizaciones del escepticismo: La DUDA del escéptico es un punto de partida".

¿Más claro? La duda no caracteriza al escéptico. Esa misma duda como partida es la base del método de Descartes para asentar una postura anti escéptica, por ejemplo. Bunge postula un escepticismo parcial y esperanzado.

Lamento no disponer de más tiempo en este momento, Trataré de seguir esta misma tarde.

santosrios dijo...

Estimado Asigan:

Gracias por el debate. No se moleste en seguir: es suficiente para mí.

Su comentario sobre su post inicial y el mareo de perdiz me demuestra que estoy perdiendo el tiempo: con lo fácil que resulta una disculpa. Además, resulta que mi texto inicial decía: "El verdadero escéptico es el que duda, el que no se termina de creer", y usted sólo cogió el "duda", para hablarme de la segunda acepción en el debate posterior, cuando resulta que lo había obviado en su primera crítica, ¡y ya estaba en mi texto!

Y luego habla de Pirrón como una corriente, cuando Pirrón ES el escepticismo filosófico, continuado por Montaigne en el XVII y, desgraciadamente, inexistente en la actualidad, por mucho que se empeñen en resucitarlo para vestirlo con ropas diferentes a las que ha llevado desde su creación.

Y, por último, defiende que el hablar de mi en términos descalificantes dirigiéndose a otra persona no precisa de disculpas (por la actitud y por el error en su planteamiento), porque no se dirigía a mi. O sea, Asigan, que su vecino del 8º-H es gilipollas, pero si lee ésto que no se cabree, hombre, que no me dirijo a él.

En fin, Asigan: siga mirándose al espejo, que es usted un buen polemista. Hueco, pero muy bueno.

Hasta siempre.

Asigan dijo...

santosrios

Agradezco tu preocupación, pero no es una molestia, al contrario. De hecho, terminaré de todos modos la respuesta. Y hasta contestaré antes a esto.

Su comentario sobre su post inicial y el mareo de perdiz me demuestra que estoy perdiendo el tiempo: con lo fácil que resulta una disculpa.

Este es un juego sencillo de jugar:

"He sido generoso distrayendo tiempo de actividades más interesantes, el tono de sus mensajes anunciaba que esto acabaría pasando."

Pero, en fin, lo único que está más allá de toda duda es que mis palabras quedan sin respuesta, a no ser que su rabieta basada en su convicción de que se le debía una disculpa pueda ser, por algún tortuoso camino, considerada como tal.


Además, resulta que mi texto inicial decía: "El verdadero escéptico es el que duda, el que no se termina de creer", y usted sólo cogió el "duda", para hablarme de la segunda acepción en el debate posterior, cuando resulta que lo había obviado en su primera crítica, ¡y ya estaba en mi texto!

¡Qué insistencia más loable! A ver: que no, que no es el que duda ni el que no termina de creer. El escéptico cree unas cosas y deja de creer otras. Pirrón, por ejemplo, creía firmemente que no se podía saber nada, lo cual, como es claro, constituye un ejemplo absoluto de algo que constituye una creencia, y creía que la ignorancia era la base de la felicidad. Por tanto, hasta Pirrón creia cosas, puesto que él mismo mantenía que no podía estar seguro de ello.

Y si, amigo santosrios, usted decía que el escéptico es el que duda, el que no termina de creer. ¿De verdad piensa que ente "dudar" y "no terminar de creer" hay alguna diferencia? ¿Acaso no está en la duda quien no "termina de creer algo"? Esto es ridículo.

Y luego habla de Pirrón como una corriente, cuando Pirrón ES el escepticismo filosófico, continuado por Montaigne en el XVII y, desgraciadamente, inexistente en la actualidad, por mucho que se empeñen en resucitarlo para vestirlo con ropas diferentes a las que ha llevado desde su creación.


Ya he escrito sobre esto mismo aquí
Considereló una respuesta.

Y, por último, defiende que el hablar de mi en términos descalificantes dirigiéndose a otra persona no precisa de disculpas (por la actitud y por el error en su planteamiento), porque no se dirigía a mi. O sea, Asigan, que su vecino del 8º-H es gilipollas, pero si lee ésto que no se cabree, hombre, que no me dirijo a él.

No desespero de que acabe entiendo que en ningún momento le he descalificado. Ni hablando con usted ni hablando con nadie más. Yo decalifiqué sus opiniones, y lo hice hablando con Lola. Cuando consiga entender este sencillo hecho,tal vez consiga comprender que sus "argumentos" no me afectan en absoluto porque no van dirigidos contra nada que yo hiciera. Un buen principio sería reflexionar acerca de cuáles puedan ser las similitudes entre escribir “A mí, Lola, es que cuando leo a alguien que, como santosrios, escribe que un verdadero escéptico es el que duda, ya me entran las dudas, estas de veras, acerca de donde podrán haber sacado tal idea.” y "A mi, Lola, es que el vecino del octavo, el tal santosrios, me parece un gilipollas"

Si de lo que se trata es de que sus opiniones son asimilables a su propia dignidad y la crítica a aquellas equivale para usted a una crítica a su persona, reconozco que tiene un auténtico problema. Pero, desde luego, no lo va a convetir en el mío. Y si no está de acuerdo, lo escucho. Jueguitos de "lo sabía, no pierdo mi tiempo, me voy", conmigo no, por favor. La puerta es igual de ancha para entrar como para salir. No le pedí explicaciones a su llegada, no las preciso para su marcha.

En fin, Asigan: siga mirándose al espejo, que es usted un buen polemista. Hueco, pero muy bueno.

Gracias ¿?

Hasta siempre

Ya sabe donde encontrame.

Salomón dijo...

La irresoluble discusión primigenia, tan vieja como el mundo. Por eso se invento la tolerancia.

Anónimo dijo...

Disfrutar con el blog que demuestra la impostura y estafa de los magufos mamaracho y gordinflón Miguel G. Aracil, Sebastián Arbonés, Josep Guijarro o Aramís Fuster

www.catalunyaesceptica.blogspot.com

EL ESCÉPTICO DIGITAL CONTRA LOS IMPOSTORES Y MERLUZOS DE LA CATALUNYA MÁGICA

Lea el Boletín para el avance de la ciencia y el pensamiento crítico.

No se deje engañar, estafar o timar por ningún merluzo esotérico, venga de donde venga, diga lo que diga, ofrezca lo que ofrezca.

http://digital.el-esceptico.org/autor.php?autor=7

Publicado por joan en 4:25

lunes 13 de agosto de 2007

Apoyamos incondicionalmente a Luis Alfonso Gámez

Apoyamos incondicionalmente al amigo y admirado Luis Alfonso Gámez, ultrajado por un juez que admitió una denuncia del mercachifle J.J. Benítez y condenó a Luis Alfonso.

J.J. Benítez dice más tonterías que un niño de 10 años. Pero no ha bastado con las innumerables pruebas que demuestran muy a las claras la burrez del personaje cazaovnis que tiene la mente como un sonajero; un juez incompetente y vendido a la superchería ha condenado a Gámez.

¡¡¡Estamos contigo, Luis Alfonso!!! ¡¡¡Y vamos a por ellos!!!

Publicado por joan en 4:52

sábado 11 de agosto de 2007

Aramis Fuster o la bruja toxicómana y cachonda de la Catalunya Mágica

Aramis Fuster (María Antonia Pérez Sánchez), nacida en octubre de 1954, ha tocado fondo y en domingos pasados, esta estrella de la Catalunya Mágica, se intentó quitar la vida. La bruja ya había tomado la fatal decisión. La bruja se zanpó 60 o 70 pastillas y 4 inyecciones de insulina. Una dramática decisión que tomó en compañía de su madre y de su gato. Con la voz rota y sin fuerzas para seguir adelante Aramis afirmó que su vida estaba a punto de terminarse.

Las drogas, el sexo desenfrenado y los delirios son tres puntos para entender la afición al timo de los merluzos de la Catalunya Mágica, o el desenlace fatal que acompaña a todos ellos.

Aramis Fuster tiene fama de putón verbenero y lo demuestra en el documento que se ofrece a continuación.

DOCUMENTO "COMO HACER CRECER EL PENE Y LOS SENOS" (imágenes en directo)

http://www.youtube.com/watch?v=uc0mM_gVsmI

Publicado por joan en 9:20

Josep Guijarro: de ufólogo a vividor de la Catalunya Mágica

Josep Guijarro (Josep Guijarro Triadó) nació en Tarrasa en 1967. Se autoproclama periodista, escritor y reportero de radio, prensa y televisión, además de ufólogo y otras magufadas similares. La verdad es que este merluzo de la Catalunya Mágica no tiene la más mínima formación universitaria.

Las estafas de Arbonés o Aracil no son apenas nada con las denuncias por delitos que se conocen de este auténtico vividor y sinvergüenza con fama de andar fascinado por los dos sexos y de ser el novio de Javier Sierra. Varias webs han puesto en alerta de las correrías del personajillo. Un ejemplo ilustrativo es el grave plagio, la manipulación y la estafa de la que fue objeto la investigadora Mercedes Izquierdo por parte de este mariposón limpia bolsillos:

http://superiores.blogalia.com/historias/4482

Se tiene constancia documental de que ha intentado "ligar" con cercanas y cercanos de las publicaciones que ha dirigido, Karma 7 y otros bodríos pseudocientíficos, y que golpeó a un guardia urbano en un arranque juvenil. Guijarro es un magufo y un aprovechado como la copa de un pino. Esperamos que lo secuestre un OVNI y desaparezca cuanto antes por el bien de la salud mental de quienes leen sus delirios paranoides en revistas esotéricas.

DOCUMENTO

Documento sobre Josep Guijarro digno de lectura:

http://charlatanes.blogspot.com/2007/05/josep-guijarro-en-el-reci...

Publicado por joan en 5:19

viernes 10 de agosto de 2007

Miguel G. Aracil: el merluzo de la Catalunya Mágica

De entre los seguidores del estafador esotérico Sebastián Arbonés uno se lleva el honor de estar a la altura del jefe de su tribu: el súper-merluzo Miguel G. Aracil, es decir, Miguel Gómez Aracil.

Este hijo pródigo del timador Sebastián D' Arbó -según nos informa en su flamante y delirante web- nació en Barcelona en mayo de 1955, siendo "tauro con ascendiente en escorpión". Prosigue la eminencia afirmando en la web que "mi primera intención fue cursar la carrera militar, infantería, pues como diría mi admirado Diego Alatriste y Tenorio ¡¡como la infantería española no hay ninguna, pese a nuestros pérfidos y corruptos señores dirigentes!!". Alguna extraña conjunción debió provocar que este Sancho Panza facha de la Catalunya Mágica se decantase para mayor gloria de los militares hacia las pesudociencias catalanas.

Se presenta después este burdo iletrado carente de cualquier formación universitaria como "periodista y escritor, aunque en un principio empecé con información sobre deportes de riesgo y naturaleza, mis pasos me han llevado a moverme principalmente por el mundo del misterio, lo oculto, y de todo aquello que tiene dos explicaciones: la racional y ortodoxa, y la paralela, “maldita” o heterodoxa, que uno disfruta dando cuchilladas a diestro y siniestro mediante la tinta escrita, a ortodoxos, ciencillas, empoltronados y sieteciencias, pues no es lo mio comulgar con rueda de molino, aunque la verdad, no comulgo ni con pétrea rueda ni con hostia bendecida".

¿Periodista? ¿Escritor? ¿Investigador? Los títulos de los libros de este eminente súper-merluzo magufo que nos llama "ciencillas, empoltronados, sieteciencias..." dejan muy a las claras los motivos por los que le llamamos iletrado, Sancho Panza, súper-merluzo y hasta tarugo, sí magufín: ¡¡¡tarugo!!!. Son tan ilustrativos de la memez del personaje como Cúrese usted mismo por arte de magia (¿curarse uno por arte de magia? ¡¡¡estafador!!! ¡¡¡Y súper merluzo!!!), Magia Casera Superfácil (¿magia casera? ¡¡¡estafador y tarugo!!!), La Catalunya Bruja (sí, chaval, y la España burbuja), Las Brujas de la Suerte (se nos vuelve Vi-dente por momentos), Los Suspiros de Gaia (los suspiros de tu chica en la cama, jejejeje) ... Y a esos titulines hay que añadir unos veinte títulines de la Catalunya Mágica. El pobre tipejo tiene la chaveta en Marte.

El Sancho Panza facha tiene su microcerebro como un sonajero. Tolontolontolon (campanillas mágicas a la derecha)... Tolontolontolon (campanillas mágicas a la izquierda). ¡¡¡Qué flipada, mi brigada!!!

DOCUMENTO

Documento sobre Miguel G. Aracil digno de lectura:

http://www.klinamen.org/modules.php?name=noticias&file=print&sid=...

Publicado por joan en 12:50

Profesor D'Arbó: el jefe de la tribu merluza de la Catalunya Mágica

El jefe de la tribu de merluzos esotéricos de la Catalunya Mágica es un estafador esotérico de renombre, el Profesor D' Arbó (Sebastián-Daniel Arbonés Subirats), nacido para desgracia del mundo racional y escéptico en noviembre de 1947 en Tortosa.

Este sujeto se autoproclama periodista, escritor, editor, director cinematográfico, psicólogo y los mil millones de títulos que cualquier embaucador puede autonombrarse con desvergüenza sin haber pisado jamás una universidad o estar acreditado con un título universitario. el Profesor D' Arbó o Sebastián Arbonés suele utilizar como reclamo publicitario el listado de autotitulaciones, de las que no se tienen más noticias que las suyas, con el objetivo de impresionar y atrapar a los cuatro descerebrados que se tragan literalmente las alucinaciones que este estafador esotérico expande por las ondas radiofónicas.

Entre otras estafas en los últimos años ha sido habitual escuchar a este vividor de la Catalunya Mágica defender timos de las pseudociencias como las curaciones a distancia, la videncia u otras supercherías. Magufo... magufín Sebastián se las sabe todas para poner la jeta y llevarse el dinero de los incautos.

La única titulación de la que se tiene constancia de este sujeto es la de bufón, obtenida con matrícula de honor en programas de televisión ante un público incrédulo que se reía de él. Verlo encapuchado junto a Aramis Fuster fue tremendo, para partirse de risa. Y lo de "profesor", autotítulo autoobsequiado por él mismo para sosegar su delirio narcisista, le viene por ser el primer y más antiguo estafador de la Catalunya Mágica. No sabemos de donde sacó el título de psicólogo. Parece que se lo pasaron en una escuela de psicólogos de la New Age.

Las bufonadas del "profesor y psicólogo" Arbonés han encontrado eco en panfletillos irracionales con formato revista cutre que producen risa y chascarrillos a cualquier ciudadano español con dos dedos de cerebro: Karma-7, Telepsiquia, Mundo Misterioso, Puerta del Misterio, Fantastik, Nuevos Horizontes, Planeta Verde, Superfuturo, El Horóscopo.

Este es el ilustre estafador de la Catalunya Mágica que ilumina el sendero por que el que siguen otros de la tribu de merluzos de la Catalunya Mágica que hacen su agosto con una larga lista de descerebrados.

DOCUMENTO

Documento sobre el Profesor D' Arbó digno de lectura:

http://digital.el-esceptico.org/leer.php?autor=570&id=1782&tema=7...

Publicado por joan en 12:33

lo dijo joan · 24 Agosto 2007 | 09:00 PM