miércoles, diciembre 14, 2005

Políticamente Correcto

Uno ya está curado de espantos respecto a la capacidad de los políticos para ejercer eso que ha dado en llamar “ser políticamente correcto”. Se expresa a través del lenguaje, principalmente, llamando invidente al ciego, afroamericano al negro o magrebí al moro de toda la vida. Naturalmente, el lenguaje no cambia las actitudes, y uno puede seguir discriminando al invidente, cuidandose del trato con afroamericanos o solicitando que se pare la “invasión” de los magrebies.

Otro aspecto de quienes se mueven por deseos “políticamente correctos” se manifiesta en la observancia de una tolerancia extrema hacia los demás. Salvo que se estime que la opinión o costumbre del otro es “politicamente incorrecta”. Y así, les lleva a los mismos que defienden que la sociedad de acogida de inmigrantes debe abrirse a las aportaciones culturales de estos inmigrantes, a defender el mantenimiento integro de su identidad cultural por parte de estos últimos. Desde luego, resulta contradictorio, pero eso no parece preocupar al defensor de los políticamente correcto.

Yamato habla hoy sobre esto mismo en blog, centrándose preferentemente en el mundo jurídico. Esto me ha traído a la memoria que en Chile, durante las discusiones acerca de la Ley de Divorcio, un amplio grupo de diputados consensuó una propuesta de añadir una clausula adicional a esa ley que permitiría que los novios, antes de casarse, pudieran optar por una variedad de matrimonio con opción a divorcio o por otra sin divorcio.

Uno no sabe si reir o llorar.

4 comentarios:

El Primo Ralsa dijo...

El problema de la jerga políticamente correcta es que puede tener caducidad. Quiero decir, hoy se utilizan eufemismos variados para describir cosas que antes tenían otro nombre ahora considerado despreciativo, marginador, ofensivo o, mejor aún y más acorde con lo criticado, discriminador. Sin embargo el nuevo eufemismo acabará siendo cotididano, normal y típico y por ello acabarássiendo cpoñlíticamente correcto y necesitará ser sustituido por otro término. Leí hace muy poco cómo Mr. Peta Zeta proponía cambiar discapacitado por otra palabrita que ahora mismo no recuerdo, cuando discapacitado ya fue el término políticamenteecorrecto que sustituyó en su día a minsusválido que a su vez sustituyó a inválido. A este paso, en el futuro, se cerrará el círculo y se volverán a utilizar las primerísimas acepciones que otrora eran incorrectísimas.
Es una reflexión sardónica, no la tomen muy en serio.;-)

Asigan dijo...

primo:

Pues me parece una aportación interesante. Tienes razón, todo acaba cerrandose, es un círculo. Pero más que vicioso, ridículo.

El Primo Ralsa dijo...

"Sin embargo el nuevo eufemismo acabará siendo cotididano, normal y típico y por ello acabará siendo políticamente INcorrecto y necesitará ser sustituido por otro término."

Esta es la frase tal y como debería figurar en mi primer comentario y que escribí MAL y llena de morcillas por ir a toda prisa y sin revisar lo escrito, mi defecto de siempre. Excusas.

Cierto que el círculo es ridículo. Mi pregunta es: ¿por qué cuela? ¿Porque que los políticos se empeñan en ganar simpatías o porque los propios interesados, en un acto de snobismo social, desean constantemente ser tratados con presunta distinción?

Anónimo dijo...

matrimonio por puntos YA!!!!!!!!!!!!!